ESTRATEGIAS ESPEJO: EL GOBIERNO USA A MACRI COMO EL MACRISMO USÓ A CRISTINA (OJO, NO LE SIRVIÓ) (Los imprescindibles del lunes)

EL COSTO MACRI EN LA OPOSICIÓN Y EL COSTO CRISTINA EN EL OFICIALISMO

El esfuerzo estratégico principal del gobierno es exhibirlo a Mauricio Macri como su contradictor principal, mostrarlo como jefe de la oposición más duras, para incomodar a los aliados del expresidente en Juntos por el Cambio y explotar diferencias reales que hay entre los socios. Lo hostigan sus voceros formales e informales. La cobertura de su viaje al Paraguay fue parecida a la que se hace para un prófugo y el canciller se ocupó de destacar que el expresidente tendrá que guardarse por 14 días, como si pudiera escaparse a la norma general. Alberto Fernández se doblegó este lunes ante el reclamo opositor y recibió a los bloques de Cambiemos juntos – senadores y diputados – sin los otros representantes en el congreso. Pero aprovecho el encuentro para hostilizarlo a Macri. La gacetilla oficial del encuentro citó su frase: “que el debate político no los convierta en gente que dice que la libertad está en peligro o que hay abusos del Poder Ejecutivo”. Otro dardo hacia Macri, en medio de una catarata de disculpas ante los opositores por decisiones que le critica Cambiemos. Pareció lo más importante del encuentro, que los asistentes entendieron como una explicación dirigida más a quienes se sentaron junto a él – Sergio Massa y Máximo Kirchner – que a los invitados.

MM

Mauricio Macri, el cuarentenado del día, junto al ex presidente del Paraguay Horacio Cartez

Ese celo para que cupla el aislamiento no lo respetan muchos en la colectividad política, pero cae simpático a un público al que se lo induce a confundir un resguardo de la salud con un operativo represivo que se extiende a toda la población. Se trata de golpearlo para derribarlo de donde ya cayó – o nunca estuvo – como es el voto del peronismo. Corren el riesgo de agrandarlo entre el público que lo respalda. Lo mismo que intentó el anterior gobierno con Cristina de Kirchner con críticas que la agigantaron en el voto peronista.

 


Información auspiciada

El Banco Ciudad fue reconocido por la firma Great Place to Work (*) como una de las organizaciones a nivel nacional que realizan mayores esfuerzos para fomentar la equidad de género, la inclusión, el trato igualitario y el bienestar de sus colaboradoras. Por segundo año consecutivo, el Ciudad es la primera empresa pública, dentro de un ranking de organizaciones con más de 1.000 empleados, considerada entre las 8 empresas con estándares que las definen como los mejores lugares para trabajar en la Argentina para las mujeres, debido a sus programas y labor permanente por la excelencia de los ámbitos laborales para todos sus colaboradores.
Guillermo Laje, presidente de la entidad, manifestó: “este reconocimiento nos afianza en nuestra tarea diaria en pos de generar ambientes de trabajo más saludables y en la promoción de la inclusión e igualdad de oportunidades. Queremos seguir avanzando en mejoras del clima laboral y en este sentido, una de nuestras más recientes iniciativas es la creación de un Comité de Políticas de Géneros, cuyos objetivos incluyen la consideración, análisis y toma de decisiones vinculadas al respeto por la orientación sexual, la identidad y la expresión de género en todos los ámbitos de la organización”.
Banco Ciudad
El Banco Ciudad viene profundizando, dentro de las distintas acciones y programas que lleva adelante, políticas e iniciativas tendientes a garantizar la igualdad real de oportunidades y trato entre todas sus colaboradoras y colaboradores. Además de la reciente conformación del Comité de Políticas de Género, la institución cuenta con un protocolo de acción para el tratamiento de situaciones de violencia laboral en todas sus formas, incluyendo en particular las violencias ejercidas por cuestiones de género, orientación sexual y acoso sexual, así como también con un régimen de asistencia para las víctimas de violencia de género e intrafamiliar. De la misma manera, y como parte de un amplio programa de género impulsado por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, el Banco Ciudad fue pionero en la creación de un instrumento financiero y de capacitación para mujeres emprendedoras, que brinda acompañamiento integral para sus proyectos y fue diseñado para dar respuesta a las necesidades y problemáticas detectadas.
Por sus avances en materia de inclusión e igualdad de oportunidades, el Banco Ciudad ha sido reconocido en 2019 y 2020 por la firma global Great Place to Work, como uno de los mejores lugares para trabajar en la Argentina para las mujeres, en base a la medición de un estándar con parámetros de excelencia, que este año sólo alcanzaron 8 empresas para la categoría con más de 1.000 empleados. El ranking de Los Mejores Lugares para Trabajar en Argentina para Mujeres 2020 se elaboró a partir de las respuestas a una encuesta anónima realizada a todos los empleados de las empresas participantes (más de 36.300 empleados de 30 empresas), y del relevamiento y análisis de sus prácticas culturales, beneficios, programas de desarrollo y liderazgo para mujeres.
A través de este reconocimiento, se busca inspirar a otras organizaciones a maximizar el potencial humano y, por ende, a crear una experiencia positiva para todos los empleados, sin importar su género, quiénes son o qué hacen en la empresa.
(*) Great Place To Work es una firma global de people analytics y consultoría, que ayuda a las organizaciones a obtener mejores resultados de negocio focalizándose en la experiencia laboral de todos los empleados.

Replica la estrategia de la oposición para resaltar las divisiones que existen entre los aliados del Frente de Todos, que se diferencian por metodologías y proyectos personales. El objetivo de las dos tribus es desacomodar a los adversario de manera de quebrar la unidad de los dos frentes, que confrontarán en las 24 lecciones distritales del año que viene. La estrategia del gobierno reproduce la misma hipótesis sobre la que basó el macrismo su estrategia contra el peronismo entre 2015 y 2019. Esa hipótesis, que fue la plataforma sobre la cual se construyeron las campañas de 2017 y 2019, era que la presencia de Cristina de Kirchner hundiría al peronismo y eso prolongaría la división que le hizo perder elecciones entre 2009 y 2019.

Esa hipótesis fracasó ya en 2017, cuando Cristina superó en las PASO – por centésimos – a Esteban Bullrich para la candidatura a senador nacional y ganó la banca por la minoría con más el 37%. Era uno de los momentos de más desprestigio de la vicepresidente, pero conservó la adhesión de su fuerza. En todo el país, ese año las listas del peronismo que le respondía al Instituto Patria tuvieron los mejores resultados que el resto en las elecciones legislativas. El peronismo moderado perdió en Buenos Aires, Córdoba, Chaco, Entre Ríos, La Rioja, Salta, y el cristinismo rabioso ganó en San Juan, San Luis, Santiago del Estero y Tucumán. El peronismo nacional leyó con astucia esos resultados, que precipitaron en 2019 el proceso de unidad. Esa decisión le quitó a Cambiemos la clave de sus triunfos anteriores, la división de sus adversarios.

El gobierno pone a prueba la misma esa estrategia con sus intentos de sobrexponerlo a Macri como adversario. Debería revisarla porque a Cambiemos le fracasó cuando se la aplicó a Cristina. En ese hostigamiento acumula descalificaciones, negativas a convocarlo a alguna reunión. También promueve campañas periodísticas en las que se destaca la adhesión de Macri a sectores más duros de la oposición, junto a Patricia Bullrich y Miguel Pichetto, a quienes busca diferenciar atribuyendo a otros dirigentes opositores un temperamento más conciliador.

De esas campañas surge la idea de que Macri puede ser candidato a legislador el año que viene, algo que no le ha revelado a ninguno de sus aliados. El peronismo sabe que una candidatura puede esmerilar la unidad de Juntos por el Cambio, una fuerza que hasta ahora ha sacrificado todo por mantenerse unida y no discutir jefaturas, Entienden todos que año que viene habrá 24 elecciones y que no necesitan sindicare en una autoridad única, algo que sólo puede alimentar divisiones. En 2013 tendrán que librar de forma inevitable una interna para elegir candidato presidencial.

Los esfuerzos de oficialismo y oposición para mantener la unidad han sido notables. En el gobierno, coexisten los gobernadores de los grandes distritos – Córdoba, Buenos Aires, Entre Ríos – por un lado; y el peronismo de la región metropolitana que, además, está dividido entre Cristina, que domina la mayoría del peronismo de Buenos Aires, Alberto Fernández y Sergio Massa.

aLVARO

Alvaro González (Pro), vicepresidente de los diputados en la reunión con Alberto del lunes

En la oposición los gestos han sido también forzados:  consagración de Pichetto como auditor; reconciliación de Macri con Elisa Carrió, con quien no hablaba desde las elecciones; reconciliación de María Eugenia Vidal y de Emilio Monzó en el comedor de Horacio Rodríguez Larreta y con Martín Lousteau, y acuerdo para crear una mesa del Pro que funcione con delegados de todas las carpas.

MACRI SE ACOMODA EN LA FOTO

En esa mesa hay un Macri que admite en público que es uno más, una manera de responder a las campañas del oficialismo para colocarlo como el duro frente al Larreta blando. Es no conocer la relación que hay entre ellos. El expresidente reapareció después de meses en un reportaje con el hijo de Mario Vargas Llosa. Era un desafío porque cuando Macri se rodea de personajes como los conservadores de la internacional, suelen arrastrarlo a posiciones caribeñas sobre cuya insolvencia siempre advirtió Jaime Durán Barba – el asesor incluyó la campaña venezolanista como una de las causas de la derrota en las PASO de agosto en un documento de autocrítica. Esta vez se previno de esos excesos, y lo más duro fue la crítica sobre la inoportunidad de que los gobiernos aprovechen la lucha contra la peste para intentar recuperar un control sobre la sociedad que han perdido, acá y en todo el mundo. En esto coincidió con Angela Merkel, que dijo el mismo día de la emisión del reportaje a Macri: “Una pandemia nunca debe usarse como pretexto para erosionar los principios democráticos”. En el discurso de asunción del mandato de Alemania al frente de la UE, agregó. “No podemos permitir que se extiendan los discursos de odio, la incitación al odio y el populismo”. Macri lo había dicho antes, porque el reportaje había sido grabado una semana antes de su emisión, cuando no se conocían los dichos Merkel. Sí lo puede haber escuchado Alberto que dijo que había llegado a la presidencia para terminar con los “odiadores seriales”. Merkel había condenado los “discursos del odio” en su speech de Bruselas. Macri intervino de manera directa en los concilios del fin de semana dentro de su fuerza, quizás sabiendo que sus adversarios quieren demonizar su figura para dividir su fuerza para las elecciones del año que viene. Se cuidó de los codazos cuando deslizó una frase que le sirve para alinear a los soldaditos: “En 2015 creamos Cambiemos con la dra. Carrió y el dr. Sanz”. Un dictamen para analizar el efecto que ha podido tener en cada fuera que integra su club.

            DISIDENCIAS DE PALACIO

Alberto la tiene menos fácil en esta pulseada porque es el comandante de la pelea contra el virus, pero no administra territorios, depende de la eficacia de Larreta en la gestión de la CABA y de lo que pueda hacer Axel Kicilloff en el manejo de ese polvorín que es la provincia de Buenos Aires. Los tres se han dado la tarea de resolver esta semana qué harán después del 17 de julio. Larreta ha confesado en cuanta reunión ha tenido con los suyos, que su prestigio en el distrito está en el borde porque el público le reclama la salida de la medidas más restrictivas. Axel y Alberto insisten en mantenerlas porque tienen a su cargo las comarcas más comprometidas y, además, tienen el objetivo de horadar el prestigio que tiene Larreta en su público. Esto es lo más importante, mirando hacia el futuro electoral. Es lo único que valoran porque saben que por ahora no van a remediar ni la peste ni la economía. La peste ha paralizado a todo el planeta y la solución también es planetaria. La economía viene chocada desde finales de 2017 y es difícil que sin un responsable de la gestión haya una solución antes de las próxima elecciones. Pero tienen que asegurarse su futuro en el armado de listas para las legislativas del año que viene. Es algo que tienen asegurado todos los gobernadores del interior, que miran extrañados como les recortan a ellos también el futuro desde Buenos Aires. Axel tiene alzados a los intendentes: esperan ayudas financieras y, más que nada, que los liberen del veto a su reelección de 2023. Significa desarmar un sistema que impusieron Massa y Vidal cuando jugaban juntos. Es una operación necesaria, pero que les traerá desprestigio a todos, como toda operación para conservar poder.

LAS GRANDES PELEAS DE 2021: SCHIARETTI VS NEGRI

El debate interno dilató en el fin de semana larguísimo la percepción del trasfondo de racionalidad honda que tiene esta confrontación a nivel país. Adelanta el debate electoral del año que viene, que va a trasladar la puja entre oficialismo y oposición a sedes que pueden convertirse en escenarios centrales. Una es la renovación de lo senadores por Córdoba. Larreta insiste en que Negri tiene que encabezar la lista de Juntos por el Cambio. El diputado responde que es prematuro abrir ese debate.  Es, junto a Larreta, el dirigentes opositor con más poder institucional j deberá decidir si arma una candidatura que lo exalte por sobre los socios del Cambiemos como Ramón Mestre – que querrá darle pelea por la candidatura – o Laura Rodríguez Machado, de altos cargos siempre en la nomenklatura del Pro. Es esperable que Juan Schiaretti sea él mismo candidato a senador suplente para asumir cuando deje la gobernación en 2023. O que nomine a su esposa, la diputada Alejandra Vigo. Es natural que busque proteger la retirada con un heredero al que puede ungir como senador titular y que lo reemplace cuando deje el cargo. Para blindar la retaguardia hay que conservar poder, y ser senador asegura eso. En el Senado el peronismo tiene un fuerte aroma cristinista y él puede recrear otro tipo de formato. Por ejemplo, recuperar la marca de “republicano” que exaltó en el discurso cuando ganó la reelección en mayo de 2019. Estaba en aquel momento en l mesa de los 4 – Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey, Miguel Pichetto, Roberto Lavagna.

MN

Mario Negri, en la remota del lunes con la mesa del oficialismo

Negri ganó la elección a diputados nacionales del año pasado y lo hizo ganar en el distrito a Macri. Esta vez la elección es bien chiva. Puede darle buena pelea a Schiaretti por la senaduría, pero si la asume – por la mayoría o la minoría – sería declinar un rol central como uno de los generales de la oposición para ir a atender desde el Senado en un bloque minoritario. Difícil que acepte cambiar una situación de poder por los festejos de

LA OTRA PELEA CLAVE: CORNEJO VS. SAGASTI EN MENDOZA

Una es la confrontación por las listas de senadores nacionales por Mendoza que encabezarán, fatalmente, Alfredo Cornejo y Anabel Fernández Sagasti. Para las dos partes es una jugada final. Sagasti es la delegada personal de Cristina para el comando político, en el Senado y en otras manualidades, como el demorado envió para quedarse con Vicentin. Para Cornejo es el camino más serio para reforzar la jefatura en la UCR, que preside, y asomarse al proyecto principal de volver a la gobernación provincial en 2023. Salió del cargo con las mejores marcas de prestigio, tiene como aliado al suceso Rodolfo Suárez, que no tiene reelección. El prestigio de esa dupla le puede asegurar a Juntos por el Cambio una de las victorias más contundentes en las elecciones del año que viene. Sólo en Capital puede la oposición presumir un triunfo tan contundente.

Sagasti crece en el escenario nacional porque la arrulla Cristina, pero no ha podido rearmar el peronismo en una provincia de turnos bipartidarios según un modelo muy original para la Argentina invertebrada. El poder no se vende, no se compra, no se hereda, no se presta. El peronismo de esa provincia quedó herido por el encumbramiento de Sagasti y ha provisto armadores a los intentos de, por ejemplo, Pichetto en sus incursiones cuando integraba Alternativa Federal. Ese sector tiene planes para el peronismo de Mendoza, y hay que pensar en dirigentes como Alberto Flamarique – numen de Chacho Álvarez con la Alianza, o en Rodolfo Gabrielli. Este ex goberndor fue capturado para el albertismo con la designación en la Casa de la Moneda y con eso quedó neutralizado para operar en contra del cristinismo.

AC

Alfredo Cornejo, presidente de la UCR y animador de una de las elecciones clave en 2021: la senaduría por Mendoza

Se entiende que Cornejo endurezca las posiciones de confrontación con el gobierno nacional. Tiene por delante la posibilidad de quedare con el triunfo en la senaduría, acaricia un nuevo mandato como goberndor con un capital que puede jugar, si los dados le funcionan, para un proyecto de candidatura presidencial en 2023. Ese adelanto de la pelea del 2021 explica el enrarecimiento paulatino de las relaciones del gobierno de Mendoza con la Nación, a la que acusa de recortarle los envíos de dinero y, más que nada, desairar el proyecto de construcción de la obra en Portezuelo del Viento. Esa obra venía con viento de cola del gobierno anterior y se basa sobre el pago de la Nación de una deuda cercana a los USD 1000 millones que le reconoció la justicia a Mendoza por perjuicios al negarle la promoción que tuvieron otras provincias del gran Cuyo. Alberto Fernández pagó los compromisos de esa deuda cuando le tocó pagar las cuotas, hasta ahora dos. La que viene a finales de julio y es cercana a los USD 20 millones. Está atada a un bono en dólares que paga cero de interés cero y que no entró en las reperfilaciones de Martín Guzmán porque no pagar hubiera sido un adelanto del default. Pese a pagar, Alberto se puso del lado de La Pampa, provincia que impugna esa obra por disputas en el uso del agua de los ríos interprovinciales, y ha traído confusión sobre si seguirá la obra o no. Depende el que se interprete el voto en una comisión interprovincial de los representantes de Neuquén y Río Negro, que pueden equilibrar el rechazo pampeano y el juego ambiguo de Buenos Aires y la Nación. Es caminar por la cornisa, porque si Nación no paga la cuota, le agrega una mancha más al tigre del default, pero además enardece más a los mendocinos, que festejaron unas declaraciones de Cornejo que algunos entendieron como un grito independentista. El diputado y jefe radical se cansó de explicar que no es un catalanismo andino sino un rechazo de los desaires del gobierno central – solo el actual – a Mendoza. Cornejo se salió de la cornisa de esas declaraciones, pero la dejó a Sagasti en el medio, haciendo equilibrio. La senadora insiste en que la Nación pagará la deuda porque sabe que, si no lo hace, sepultará la obra, que viene proyectándose desde la época del primer Perón, y eso sepultará cualquier ambición política del peronismo mendocino. Como ocurre en las peleas políticas legítimas, los actos de Cornejo tienen racionalidad y también los de Sagasti, que padece los daños, además, de la división de su partido, que ha provisto de elencos legendarios al peronismo nacional, y ahora parece tabicado por la administración radical. En el ADN del radicalismo provincial quedó inscripta, de manera indeleble, la lección de que no hay que pelearse, como hicieron Roberto Iglesias y Julio Cobos y eso les costó perder el poder en 2007.

Foto principal: Sergio Massa, Alberto Fernández, Máximo Kirchner y Cristian Ritondo en la reunión remota del lunes
Acerca de Ignacio Zuleta (924 Artículos)
Periodista y consultor político. Autor del libro “Macri Confidencial: pactos, planes y amenazas” (Bs. As.: Ed. Planeta, 2016). Columnista de Política Nacional del diario Clarín. 1: Columna Entretelas de la Política, que se edita todos los domingos en el Suplemento Economía. 2: Columna Avant Première, que se edita los días lunes en la sección Política (https://www.clarin.com/autor/ignacio_zuleta.html) Editor responsable del sitio www.zuletasintecho.com. Colabora en revistas del extranjero sobre temas políticos y es columnista invitado en medios de la Argentina. Como periodista y analista ha dictado conferencias en varios países. También ha realizado coberturas internacionales en sesiones de las Naciones Unidas, países de Medio Oriente, América Latina, la crisis política en Italia, los acuerdos Malvinas entre Gran Bretaña y la Argentina, elecciones en España, México, Estados Unidos, Uruguay, Chile, México y otros países, varias sesiones del World Economic Forum (Davos, Suiza) y numerosos viajes presidenciales de mandatarios argentinos y de otros países. También ha participado de reuniones científicas y profesionales como la que organiza la Global Editors Network. Ha sido Secretario de Redacción del Diario Ámbito Financiero, Editor político de mismo diario. Durante 7 años fue además responsable de la sección “Charlas de quincho”. Fue director responsable del diario “La Mañana del Sur”, Neuquén. También fue columnista del diario La Capital (Mar del Plata). En medios radiales, tuvo actuación a cargo de programas en FM la Isla y Radio el Mundo de Buenos Aires. Conductor durante 5 años del programa de debate político “Contrastes” (Canal Metro de TV). Es doctor en Filosofía y Letras (Universidad Complutense de Madrid, España) Graduado del programa Publishing on the Web de Stanford University, Graduate College, Palo Alto, California. Es miembro del Consejo Consultivo del CARI (Consejo Argentino de Relaciones Internacionales). Es profesor de la Maestría en Magistratura y Gestión Judicial (Conadu) que organizan la Corte Suprema de Justicia de Mendoza, la Universidad Nacional de Cuyo y la Universidad de Mendoza en el módulo “Prensa y Justicia”. Es crítico literario, autor de “La Polémica Modernista” (Bogotá: Instituto Caro y Cuervo, 1989, en curso de reedición) y de la edición crítica de “Prosas Profanas y Otros Poemas” de Rubén Darío (Madrid: Ed. Castalia, 2015). Es el editor de un volumen de las Poesías Completas de Rubén Darío para la editorial Castalia de Barcelona, España (2016). Es Miembro del Consejo Asesor del proyecto de Archivo Dariano y Obras Completas de Rubén Darío. Universidad de Tres de Febrero (2016). También es autor de trabajos de investigación publicados en órganos científicos de Estados Unidos, España y la Argentina. Recibió un premio Nacional de Literatura en la Argentina, el premio Pedro Salinas en Puerto Rico, el premio de Cultura Hispánica en Madrid (España) y el premio Alfonsina en la ciudad de Mar del Plata. Fue destacado en 2017 como uno de los cinco periodistas de la última década en la especialidad “Análisis Político” por el Jurado de los premios de la Fundación Konex Ha sido profesor titular ordinario en el Departamento de Letras de la Universidad Nacional de Mar del Plata de las cátedras de Literatura Hispanoamericana y de Literatura Española. También Decano de la Facultad de Humanidades de la UNMdP durante un mandato de tres años. Fue profesor de Literatura Española, Literatura Argentina e Hispanoamericana y de Introducción a la Literatura en la Universidad Nacional de la Patagonia. Santa Cruz, Argentina. Ha dictado cursos y conferencias sobre crítica literaria en universidades de Estados Unidos, México, Colombia, España y otros países. También ha dictado cursos y conferencias en facultades de periodismo de todo el país. ignacio@zuleta.org @izuleta www.zuletasintecho.com
A %d blogueros les gusta esto: