Ticker de noticias

CRISTINISTAS PEREGRINAN HASTA SCIOLI EN BUSCA DE UN PLAN

Buenos Aires 19 de enero 2016 los intendentes gobernadores y sindicalistas del peronismo reunidos en el frente nacional peronista de esta capital foto Rolando Andrade Stracuzzi Ley 11723

• SCIOLI ADMITIÓ QUE PELEARÁ EL PJ. • RECIBIÓ AYER A ROSSI, FILMUS Y CARMONA. • BUSCA APOYO DE GOBERNADORES Y SE ANIMA A UNA INTERNA CON CAPITANICH O URTUBEY. • SE MUEVE YA COMO CANDIDATO A SENADOR EN 2017. • DICE NO A UN PERONISMO SIN CRISTINA. • PERO QUIERE SABER QUÉ HARÁ ELLA. • HABLÓ DOS VECES Y SE REÚNEN EN FEBRERO EN BS. AS. • AMENAZA DE INTERVENCIÓN AL PJ CON MANO MACRISTA APURA ELECCIÓN EN EL PARTIDO. • EL SÁBADO TODOS A SANTA TERESITA PARA ENCONTRAR LIBRETO ENTRE EL COLABORACIONISMO MASSISTA Y EL OPOSICIONISMO CRISTINISTA. • PARLASURES BUSCAN UN TECHO DIGNO Y ESPERAN QUE FRANCISCO INTERVENGA EN FAVOR LA PARLASUR MILAGRO SALA.

Encendió la luz Daniel Scioli, y recibió ayer en sus oficinas del microcentro porteño a un grupo de dirigentes del cristinismo en busca de autor. El ex candidato presidencial, que hoy reaparecerá en el prime time de la TV, admitió ante el trío de La Corriente, una agrupación en estado gaseoso que camina buscando referencias, que está dispuesto a disputar la presidencia del Consejo Nacional del PJ en las elecciones previstas para el mes de abril si cuenta con el apoyo de gobernadores y dirigentes que le aseguren por lo menos una estética de unidad del peronismo. Dijo que en ese proceso hay que ser integrador y “abrir la mirada a Córdoba, a San Luis” y a “dirigentes peronistas que están en el Frente Renovador”.

Scioli avanzó más: dijo estar dispuesto a ir a una elección interna contra otros dirigentes de esa fuerza y mencionó a Jorge Capitanich y a Juan Manuel Urtubey. Los visitantes fueron los parlasures Daniel Filmus y Agustín Rossi y el diputado nacional por Mendoza Guillermo Carmona. Fueron en la mañana de ayer a las oficinas de DAR, la fundación que articula al sciolismo, para preguntarle al ex candidato si va a actuar en el proceso de reorganización del peronismo que tiene que renovar autoridades antes de mayo. Salieron con la idea de que Scioli ya está jugando ese partido y que, aunque no se los dijo expresamente, será candidato a senador nacional por Buenos Aires en las elecciones del año que viene.

En el diálogo, del cual también participó la diputada Cristina Álvarez Rodríguez, los visitantes se quejaron ante Scioli de que “hay compañeros que quieren un peronismo sin Cristina”. El ex candidato les respondió que él no está en ésa y que cualquier armado tiene que hacerse asumiendo la experiencia de Cristina de Kirchner. En eso andan otros, se escuchó en la charla, y las lenguas señalaron hacia Urtubey y Diego Bossio, visitantes de la casa de Sergio Massa hace dos semanas.

Scioli dijo que lo que busca es convocar a peronistas de todos los sectores y que no debían quedar afuera ni los llamados cristinistas ni tampoco el sector de José Manuel de la Sota, aliado de Massa en las últimas elecciones y clave en el resultado electoral que hizo presidente a Mauricio Macri. En la charla el anfitrión dijo que hablaba con frecuencia con la ex presidente, que lo había llamado para saludarlo por el cumpleaños y antes del Año Nuevo, y que han quedado en reunirse en Buenos Aires el mes que viene.

Scioli les dijo a sus visitantes que en ese encuentro le va a preguntar qué proyecto tiene ella. Para febrero Cristina tiene previsto publicitar la creación de un Centro de Estudios, que ha reclutado a algunos de sus ex funcionarios como Héctor Timerman, Axel Kiciloff, Oscar Parrilli y Julio de Vido, un verdadero gabinete en las sombras entre quienes circulan en estas horas mails cruzando propuestas de nombre para el nuevo sello. Este Centro de Estudios llevará, naturalmente, el nombre Kirchner y estará dedicado a actividades proselitistas que mantengan a la figura de la ex presidente en función piloto hasta que ella descubra su juego. Será, seguramente, una candidatura a senadora por Santa Cruz en 2017. Eso es lo que deducen quienes escuchan desde el Calafate dulces mensajes del tipo “Estoy dedicada a jugar con los nietos”.

Esto da pie a las frases escuchadas ayer en DAR sobre la necesidad de que se hable de Daniel-Cristina o Cristina-Daniel. Es algo que hacia adentro del peronismo parece necesario para sostener el piso de adhesiones de las últimas elecciones, pero que hacia afuera sigue siendo un dilema porque los dirigentes y los opinadores de la política insisten en que Cristina le hizo perder las elecciones a Scioli. El peronismo terminó todo junto, pese a las disidencias en las urnas y por eso ganó la primera vuelta con casi el 38% de los votos, lo más que podía pretender un peronismo sin socios frente al no-peronismo unido detrás de un buen candidato como Macri. Pero esta visión no es compartida por los dirigentes peronistas, que se sienten obligados a buscar alguna salida argumental a una trampa explicativa que les juega en contra.

El sigiloso encuentro de ayer en DAR tiene significado porque es la peregrinación de dirigentes del cristinismo hacia Scioli a quien han destratado en más de una ocasión en nombre de la anterior inquilina de Olivos. La excepción puede ser Filmus, a quien el ex candidato distinguió en la campaña con la promesa de una silla de ministro en un hipotético gabinete. Fue de los cristinistas que más se acercó a Scioli en aquellos momentos. Ir a preguntarle a Scioli qué va a hacer para hombres de La Corriente (sello en el cual milita el profesor Ricardo Forster, quien hostigó al candidato del peronismo como la peor opción; quizás por eso se excusó de estar en la cita de ayer) es un renuncio serio porque implica compartir lo que para el peronismo bonaerense es ya una convicción: que Scioli es el mejor candidato a senador en 2017 y que en torno a él debe girar la campaña del peronismo de todo el país. Esa admisión implica un distanciamiento de Cristina en este round.

La cita de ayer adquiere color por otros elementos de contexto:

  • Lo más importante es la convocatoria que ha hecho el PJ bonaerense para el sábado en el Golf Club de Santa Teresita, un lugar que para algunos es un extravagante santuario kirchnerista porque Néstor Kirchner pisó esos links para comerse un asado con conmilitones del distrito en enero de 2010, año de su muerte. Esta vez la convocatoria la hace el sector más antikirchnerista del peronismo de Buenos Aires, el que integran los llamados “intendentes del presupuesto”, es decir los que apoyaron el acuerdo entre sus legisladores y María Eugenia Vidal para aprobar un presupuesto con endeudamiento por $ 60 mil millones. A ese acuerdo se opuso el cristinismo que gira bajo el sello de La Cámpora, que busca una oposición frontal con el macrismo provincial.
  • El llamado lo hacen, en lo formal, el presidente del PJ provincial Fernando Espinosa y el intendente del partido de La Costa Juan Pablo de Jesús, pero se han comprometido a estar todos los legisladores nacionales y provinciales del peronismo, además de los intendentes del presupuesto. Aunque no lo dicen, el servicio se hace en beneficio de Scioli, que espera que el encuentro sirva de recuento de fuerzas que pueden sostener su proyecto de pelear la jefatura del peronismo, algo que siempre desechó. La diferencia ahora es que sus seguidores le reclaman posiciones de fuerza para negociar con el oficialismo, algo que el sciolismo tiene muy limitado porque su fuerza no es territorial. Eso enfrenta a Scioli con uno de los desafíos más graves de su carrera: reconvertirse en un político de escenario – formato que lo hizo diputado, ministro, vicepresidente, gobernador y candidato presidencial, todo en menos de 20 años – en un dirigente territorial. Por eso es clave la lista de presentes y ausentes en la reunión de Santa Teresita a la que ya anunció que no irá, pero que aguaitará desde Mar del Plata, en donde tiene previsto pasar el fin de semana. Allí coincidirá en alguna playa con el apoderado Jorge Landau, gerente de la normalización partidaria a quien no dejan vacacionar los telefonazos que recibe a cada instante de dirigentes de todo el país.
  • El producto del encuentro será un pronunciamiento en contra de las medidas del gobierno Macri de mejorarle la coparticipación de impuestos a la Capital Federal, advertencias sobre el autoritarismo de algunos decretos, la inflación y el desempleo. Buscarán alguna fórmula de diferenciación con la oposición rabiosa del cristinismo y castigarán al massismo por colaboracionismo con Vidal. A ésta la acusarán de cogobernar con el Frente Renovador al que prebenda cediéndole los cargos “de la Constitución” que según la tradición política del distrito le pertenecerían a la primera oposición (sillas en el Banco Provincia, tribunales de control, jerarquías legislativas) que es el PJ. El punto medio que buscan sostener los intendentes es que el voto del 25 d octubre y del 22 de noviembre fue muy repartido según los niveles y que debe ser respetado por oficialismo y oposición, forzados a convivir en una tregua por lo menos este año. “Ya habrá tiempo de decir lo que ahora no se puede decir”, ha dicho Pereyra.
  • El compromiso de Santa Teresita con la pelea por el control del PJ nacional explica que los intendentes estuvieran el martes en la FAM, sede Capital, junto a los gobernadores Eduardo Fellner, presidente del PJ, Juan Manzur (candidato de Espinosa a presidir el partido), algunos sindicalistas y un delegado de Scioli, el diputado Alberto de Fazio. Esa reunión debió contar con el presidente del congreso del partido, Gildo Insfrán, que privilegió festejar su cumpleaños y acompañarlos con un telefonazo. Insfrán junto a Capitanich son los más cercanos al cristinismo entre los gobernadores del PJ y los ven con recelo en Buenos Aires. Julio Pereyra, jefe de la Federación Argentina de Municipios, festejó que en esa reunión no hubiera nadie de la autodenominada La Cámpora y dijo que el PJ debe estar en manos de los jefes territoriales y no de los aparatistas que exaltó Cristina de Kirchner con candidaturas.
  • Este Pereyra no estará en Santa Teresita porque anoche viajó al extranjero, pero aportó una metáfora que ilustra los trajines del peronismo en estas horas: “Siempre los peronistas hablamos de sacar o no los pies del plato. El problema es que ahora no tenemos ni plato”. Antes aportó otra consigna, casi refranesca, para explicar la derrota electoral del PJ en octubre en Buenos Aires: “Discutimos tanto el poder que nos quedamos sin poder”. La mesa que encabezó en la FAM discutió con Fellner detalles de la reorganización del partido, que prevé una reunión del Consejo el 2 o el 7 de febrero, un congreso el 19 de ese mes para elegir junta electoral y convocar a elecciones para el 19 de abril. En esa charla surgió que la justicia electoral de las provincias demora la entrega de los listados con los nombres de consejeros y congresales habilitados a sesionar. Sólo algunas provincias los han enviado y los propios integrantes de la cúpula se sorprenden al ver en esos listados a nombres que dicen desconocer. Esas dignidades debieron surgir de procesos electorales que fueron reemplazados por dedazos que ahora nadie asume.
  • En esa reunión también se discutió qué fecha se pondrá como límite a la presentación de nuevos afiliados. Los bonaerenses han tomado conocimiento de campañas de afiliación emprendidas por organizaciones cristinistas y propusieron adelantar el cierre de ese trámite, pero quedó abierto a la decisión del Consejo. Conocedores de las inquinas que separan a Fellner de Cristina, esa mesa resolvió darle respaldo al ex gobernador de Jujuy para que tenga el pleno control del proceso, que no resiste demoras. Los peronistas saben que si no se cumple con la renovación de autoridades en mayo próximo la justicia electoral puede intervenir el PJ y ponerlo en manos de un funcionario que saldrá de una negociación de la cual participará no solo el peronismo sino también el macrismo. Todos recuerdan la larga intervención de Ramón “El pelado” Ruiz, que manejó el PJ para Olivos durante varios años. Esa mesa de la FAM también hizo suyo el dictamen de los intendentes, de que el peor peligro es la división del peronismo, algo que le conviene al macrismo y al massismo, y que deberán avanzar en algún nombre de consenso para esta etapa que se viene. Ese consenso se llama hoy José Luis Gioja.
  • Hay también capítulos especiales en estos trajines del peronismo. Dos de los visitantes a Scioli fueron Filmus y Rossi, que ayer peregrinaron por los bloques del Congreso nacional junto a otros parlasures como Teresa Parodi y Eduardo Valdés para reclamar por un techo digno. Acusan al gobierno Macri de “ningunear” al Parlamento del Mercosur incumpliendo la ley que habilitó a la elección de los representantes. Están furiosos porque el bloque macrista le niega legitimidad de presidente del Parlasur al vicepresidente a cargo Jorge Taiana, a quien Susana Malcorra llamó en una nota “Diputado” a secas. También reclaman que alguien les pague el sueldo, les habilite algunas oficinas y los anoten en alguna obra social por si sufren algún accidente “in itinere”.
  • El grupo tiene como aliciente en estas horas la detención de la Parlasur Milagro Sala en Jujuy y eso le da visibilidad a la acusación de fondo al macrismo de bajarle la importancia al congreso regional. En este punto celebraron que en la noche del martes el papa Francisco recibió en El Vaticano al obispo de Jujuy, Monseñor César Daniel Fernández, que como todo hombre de Iglesia está más cerca que lejos de los activistas sociales como Sala. Por eso esperan que en las próximas horas se pronuncie el Papa sobre esa detención.
A %d blogueros les gusta esto: