RUIDO EN LA MESA CHICA POR GANANCIAS Y BIENES PERSONALES (LOS IMPRESCINDIBLES DEL LUNES)

MESA CHICA INTENTA PROLONGAR TRIUNFO EN DIPUTADOS • RUIDOS CON GANANCIAS Y BIENES PERSONALES • ENCUESTAS QUE PREOCUPAN A LOS 100 DÍAS • EMPRESARIOS SE GUARDAN ANUNCIOS SI NO VAN A LA RURAL MACRI Y OBAMA (QUE NO VAN) • SEMANA CLAVE EN LA GUERRA DEL JUEGO • AHORA ES POR PAGO DE INGRESOS BRUTOS POR OTROS $ 8000 MILLONES • DESTAPÓ CAPITANICH PLAN PARA QUE SCIOLI SEA PRESIDENTE DEL PJ • MAGRA ASISTENCIA A CUMBRE DE AVELLANEDA

  • El gobierno se esfuerza por disfrutar, sorbo a sorbo, estas horas de bonanza y de fiesta. El resultado de la votación anti cerrojo en Diputados y la llegada en horas más de Barak Obama permiten celebraciones que consuelan en este valle de lágrimas que es gobernar la Argentina. Menos mal que algunos atienden – con discreción y lejos de las luces y las marquesinas – las costuritas, para prolongar la fiesta que otros creen que durará por siempre. Los más veteranos saben que no es así, y por eso precipitaron, a horas de esa votación y cuando estaban aún mal dormidos, una reunión el jueves en Casa de Gobierno, de la mesa política del gobierno de los martes. La albergó Gabriela Michetti en el despacho que tiene allí, y no estuvo el anfitrión de todas las semanas, Marcos Peña; sí estuvieron Federico Pinedo, Rogelio Frigerio, Emilio Monzó, Ángel Rozas, Mario Negri, y sobre el final llegó Nicolás Massot, jefe del bloque Pro, para enterarse de una síntesis de lo que se había hablado en esa reunión. Cuando aprietan las cosas, en la escala zoológica de la política dominan los más fuertes y vigorosos, en esa mesa obviamente los radicales, que vienen curtidos de mil batallas, y que están sometiendo a los debutantes del Pro a un doctorado de urgencia y presencial, sobre cómo se sale (o no) de estos atolladeros cuando se es gobierno. Desde ya que no se logra salir con demoras o tibiezas, ni con juvenilias como la que motiva la broma que le hacen al joven Massot, puesto a dedo por Macri como jefe de bancada con el mismo método cortesano, casi monárquico, con el cual puso a Michetti como vice, o a Horacio Rodríguez Larreta como jefe de gobierno porteño. Algo muy usual en los gobiernos de los últimos años – el extremo fue la designación de Cristina de Kirchner como presidente por su marido, o del hijo de los dos, Máximo, como diputado nacional con despacho VIP, obra de su mamá. El dedo macrista puso a este Massot de quien dicen a sus espaldas: “Tiene 32 años, pero le han dicho que tiene 40” (risas).enriquez
    Gabriela Michetti reemplazó a Marcos Peña en el desayuno del jueves con la mesa política de la alianza UCR-Pro, que repasó la estrategia legislativa (En la foto junto a Jorge Enríquez en el acto para recordar a las víctimas del atentado a la embajada de Israel).
  • Ese grupo ensayó un proyecto de agenda legislativa que ordena los temas, de manera de prolongar esa fórmula de acuerdos que permitió el quórum del martes y los 165 votos del miércoles. En esa minuta figuran, a la cabeza, las reformas a la seguridad. Del lado radical de la mesa – Rozas, Negri – empujan la idea de que se traten proyectos de a uno, y no paquetes ambiciosos que después naufragan porque hacen más frágil el apoyo de sectores de la oposición, que está obligados a respaldarlos porque esos proyectos también fueron prometidos por ellos en sus campañas electorales. En esa lista figura la creación de una DEA criolla, la Agencia Federal contra el Narcotráfico, que comprometa a los gobernadores en el apoyo de sus legisladores. Un segundo proyecto es la ampliación de la Asignación Universal a los monotributistas. EL tercero, que creen no tendrá tampoco resistencia en la oposición, es la baja o la eliminación del IVA a una canasta de consumo alimentario, para quienes tengan la tarjeta de pobres.
  • La charla de ese desayuno discreto en una oficina de contra frente de la Casa de Gobierno se agrió más cuando los aliados legislativos del gobierno plantearon el método para avanzar en proyectos postergados o problemáticos. “¿Van a hacer algo con los precios?”, reclamaron. No hubo respuesta, pero sí alguno admitió, del otro lado de la mesa, que hubo cierta de ingenuidad en la relación del nuevo gobierno con el sector empresario. Creían, dice esa explicación, que los hombres de negocios, que en masa había respaldado las consignas de Cambiemos, iban a moderar los aumentos. No ocurrió, y remarcaron para arriba mirando los números del dólar. “Pero eso no explica todo”, se escuchó “porque la inflación no es alza de precios por codicia empresarial, es algo estructural”. Si no,“estaríamos repitiendo la tesis de Kicillof de que la inflación la crean los ricos y que éste es un gobierno de los ricos”. Del lado del gobierno admitieron que es así, pero lo que mata es la coyuntura y la falta de tiempo. “En eso hay que mirar lo que hace el gobierno, más que lo que dicen los funcionarios”. Alguna sonrisa hizo girar las miradas a Frigerio; “Rogelio – dijo uno – habla mucho, pero gasta menos; promete, pero reduce el gasto”. Con eso justificaron al ministro, que trata de cumplir con la reducción del gasto público, clave para reducir la inflación según los ortodoxos, y este es un gobierno de ortodoxos. Frigerio volvió a recibir la recomendación de los baqueanos de que se deje de hacer reuniones masivas de gobernadores y que negocie de a uno con ellos. “¿Qué gobernador va a mostrar su juego en una reunión de vigilancias mutuas?”, le sugirieron.
  • Menos pacífico fue el final del desayuno cuando se leyó otro proyecto, la baja del impuesto a las ganancias. ¿Van a tocar las escalas? Hasta ahora el proyecto del gobierno es hacerlo en cámara lenta, y que rija recién desde enero del año 2017. ¿Llegaremos? se preguntaron algunos. En este punto el gobierno busca no desfinanciarse, porque ya han producido varios cambios con costo fiscal y Economía y el Banco Central piden tiempo para que los recortes operen, y no se descalce el equilibrio de un presupuesto baleado por el déficit fiscal. “¿Y bienes personales? – agregó uno de los radicales – “Porque el tope de $ 300 mil se cubre con una bicicleta”. El final fue con felicitaciones por el número de la votación, que esperan abulone el proyecto anti cerrojo en el Senado. El oficialismo está convencido que con el apoyo de Miguel Pichetto y de los gobernadores el voto está asegurado, pero que ese proyecto no puede volver con modificaciones a Diputados, porque el cartero no llama dos veces, no se puede arriesgar lo que se logró. ¿Quién podría modificar el proyecto? El peronismo, se escuchó, agarrándose de las críticas de Adolfo Rodríguez Saá, que pide retoques al proyecto. Quien se llevó las felicitaciones fue Negri, quien quedó afirmado como jefe del grupo de los 91 diputados de la alianza Pro-Cambiemos. El ajedrez del armado del quórum logró licuar a Sergio Massa, quien pretendió ser la bisagra de la sesión, y no lo logró. Es cierto que contaron con el bloque de Diego Bossio, de quien hacen chanzas en el Congreso. “Si sigue tan oficialista, en tres meses van a decir que el director del Ansés kirchnerista no era él sino un hermano”. Hay que ahondar en una trama cordobesa para esa maniobra: José de la Sota movió a sus legisladores por fuera de la alianza con Massa, y eso es además un aviso sobre lo que se viene en esos socios del gobierno. De la Sota, dicen los peritos en este dirigente, no va a dejar que Massa le lleve su gente a cualquier lado y que lo jueguen a él para provecho de otro proyecto. Negri, se dice entre radicales, entra en la galería de la fama de otros legisladores que hicieron leyenda con debates importantes, como en los ’80 Raúl Baglini con la deuda, o el dúo Sanz-Morales en la pelea por la 125. ¿La prueba? Que las “damas de hierro”, Elisa Carrió y Margarita Stolbizer agotaron los micrófonos festejando ese triunfo, y que una frase del diputado, comparando a los kirchneristas con el dispendioso Isidoro Cañones, motivó que la página web de la UCR que colgó el video con las palabras de Negri, llegó a tener 250 mil visitas cuando antes no registraba ninguna al día.
  • Igual la mesa se preocupó por los tiempos en los que pueda producir el gobierno algún producto que le mejore la situación ante la opinión pública. Macri refuerza su rol en el presidente “de obras”, como lo demostró en la rutina de ayer por ATC, en la que dedicó todo el balance de sus primeros 100 días a la gestión, cuando quizás cierto público le pide política. A esto incitan las horas de videos que inundan las pantallas, dedicadas al escrache de las lindezas valijeras y termoselladas de los personeros del gobierno que se fue. Inquietan al gobierno números de encuestas como la que distribuyó la consultora M&R, que preside el ex titular del Banco provincia en la era sciolista, Gustavo Marangoni, que revela que el apoyo a la gestión del presidente se deterioró en el último mes de 54 puntos a 49,5, cuando el arranque del nuevo gobierno había mostrado un alto nivel de adhesión. Esa encuesta dice que la mitad de los entrevistados afirma que su situación económica actual es peor que la registrada hace un año, y que apenas 1 de cada 10 personas sostiene que está mejor. La mitad de los entrevistados, además, entiende que la economía está peor hoy que hace un año atrás y solo el 16% considera que está mejor. La muestra, hecha en todo el país, agrega que el mayor apoyo lo tiene Macri entre las mujeres, los mayores de 65 años, los que viven en la región centro del país, y quienes votaron a Cambiemos en la primera vuelta electoral. No es buena la marca en la provincia de Buenos Aires – clave para cualquier escenario electoral, y hay elecciones en un año y medio. Es alentador que la mayoría de los consultados piensa que el Congreso debe apoyar al gobierno en el acuerdo con los holdouts, y que la inflación es culpa del kirchnerismo que se fue y no del macrismo que llegó. Preguntados que fueron los encuestados sobre si la llegada de Obama puede ayudar o no país, ganó la negativa por 40,5% a 36%. No hay nada que les venga bien.
  • El otro motivo de euforia oficial es la llegada en estas horas de Barak Obama a la región, con la promesa de pasar en Buenos Aires unas 20 horas de las 36 que dedicará en total a la actividad en el país. El hecho motiva acercamientos cholulos de quienes quieren sacarse fotos con el hombre de color, y hay una puja interna, por ejemplo, por estar en la lista de los jóvenes sub-40 (empresarios, dirigentes políticos, periodistas, vecinos notables) que está reclutando la embajada de los EE.UU. para participar del “cabildo abierto” del miércoles por la tarde en la Usina del Arte, del barrio de La Boca. Esas reuniones las usan los candidatos presidenciales de EE.UU. desde hace algunos años, sobre la base de los cabildos que hubo en la historia, como forma de acercar al postulante a los vecinos, aunque en poco tiempo de convirtieron en otro formato televisivo de campaña. Es el que usó Macri en su campaña, cuando aparecía rodeado de militantes en un ruedo y hablaba con un micrófono de mano. Estos cabildos de campaña están armados, y los asistentes se reclutan como extras de un show proselitista. Lo mismo parece ser el “Town Hall” de Obama, adonde irán cabilderos rigurosamente vigilados, como debe ser con una figura que exige protección por su investidura, y que puede ser blanco de un acto de alto terrorismo.
  • Esa reunión servirá también para darle un rol a Horacio Rodríguez Larreta, porque en ese cabildo le entregará el decreto de visitante ilustre y las llaves de la ciudad. No sólo por apuros de seguridad se han achicado los desplazamientos del moreno por la ciudad, sino para acortar compromisos. Por ejemplo, el tradicional “Meet and Greet” (oportunidad para una seflie con una celebridad) de los empleados de la embajada, no se hará en la sede de Palermo sino en el hotel Sheraton. Sí habrá en la embajada un trasnoche el miércoles, después de la cena en el Centro del Bicentenario (ex Kirchner), del visitante con algunos funcionarios de su delegación, para la cual le están eligiendo una selección de vinos malbec.
  • Le pregunté al más informado sobre este tema si habrá contactos con la prensa, y me dijo que sólo habrá la conferencia después de la reunión con Macri del miércoles y, por la tarde, el que tendrá con los chicos de la Usina del Arte, entre quienes habrá periodistas que le podrán hacer preguntas. Obama es muy ducho enfrentando situaciones comprometidas, como lo demostró cuando ha desalojado de sus actos en la Casa Blanca a protestones que querían arruinarle la velada. Tiene entrenamiento legislativo y de activista juvenil, y no tiene muchos reparos en levantar la voz si le preguntan algo odioso. Puede ser un buen show ese de la Usina. Pregunté si recibirá a dirigentes de la oposición y me responde que no; que saludará a quienes Macri haya invitado a la cena del miércoles por la noche, nómina que nadie ha visto hasta ahora. Si se cumple la norma, podrían estar los presidentes supérstites, como Carlos Menem, Fernando de la Rúa, Eduardo Duhalde, Ramón Puerta (que está invitado como futuro embajador en España) o Cristina de Kirchner, que dirá que no, después de lo que opinó Obama sobre ella, que tenía una agenda anti norteamericana. Claro, si aparece en el centro ex Kirchner, ella se queda con todos los faroles de la cita. Si fuéramos a lo obvio, sería esperable una foto con Daniel Scioli, habitual en escenarios de celebridades internacionales, pero ahora es difícil que aparezca, so riego de complicar más aún sus relaciones con los otros caciques del peronismo. Anoche, mi informante me dijo: “No hemos recibido ningún pedido de Scioli de verlo”. Verse con dirigentes de la oposición estuvo en la agenda de otros presidentes que han venido al país, pero a Obama le deben haber explicado que el juego más importante de la política argentina es la mancha venenosa, en la que todos huyen de la foto inconveniente. ¿Para qué echar más leña al fuego?
  • Esos apurones le impedirán a Obama estar en la conferencia de la Rural de la que participarán empresarios de los dos países con intereses mutuos con las dos autoridades de comercio, la secretaria del área, Penny Pritzker y el ministro productivo, Francisco Cabrera. En el formato original de esa reunión estaban anotados Macri y Obama, pero ya no figuran, para bronca de los empresarios que han empezado a condicionar la dimensión de sus anuncios de inversión, porque creen que ese escenario tendrá menos visibilidad sin los dos presidentes. Están revisando sus anuncios para oportunidades más notables y segmentadas, de manera de que sus compañías sean titulares de noticias. Esa presión creció en las últimas horas, y se está especulando con que Macri y Obama podrían darse una escapada para el final de la reunión, que tiene convocados a más de 500 empresarios, de los cuales unos 150 participarán de un almuerzo VIP con los ministros Penny y Pancho. Pero lo niegan los responsables del carné de baile de Obama para los días que pasará en el país.
  • La llegada será a la madrugada del 23 y la partida hacia Bariloche en la mañana del 24. La seguridad no ha dicho en dónde pasará ese día de paseo en la Suiza Argentina con su familia, aunque deberá tener un pied-a-tèrre entre la llegada y la partida de regreso directamente hacia Washington desde el aeropuerto Teniente Luis Candelaria en el Air Force One. Que juegue al golf, como presumen algunos imaginativos, depende del clima; Macri puede ser que esté cerca, porque tiene previsto estar en esa ciudad, aunque con agenda propia, para estar a tiro de fotos, si se da la oportunidad. El viaje a Bariloche es tópico de los presidentes norteamericanos; en 1997 Bill Clinton repitió casi la misma agenda, dos días en Buenos Aires y otro día en el Llao Llao de Bariloche; lo mismo había hecho décadas antes Dwight Eisenhower, quien visitó también Bariloche con Arturo Frondizi. Sí innovaron otros, como los Bush, que estuvieron en Mar del Plata para la cumbre de Mar del Plata de 2005, y la mujer de George W., Laura, se permitió una visita a la estancia Santa Isabel, de Chapadmalal, del fallecido empresario Jorge Estrada Mora, que convirtió el casco de ese campo en una sede visitas presidenciales y políticas durante varios años en experiencia que alguien debería recopilar en un libro.

  • Como Dwight Eisenhower hace medio siglo, Barak Obama repite el formado de los presidentes americanos de pisar Buenos Aires y Bariloche. Ayer le llovió al llegar a La Habana.
  • Para la preparación del tramo patagónico de la gira de Obama estuvieron miércoles y viernes en Bariloche Marcos Peña, el secretario estratégico Fulvio Pompeo y otros funcionarios de los dos gobiernos. La participación del jefe de gabinete en una visita al Invap, empresa que fabrica centrales nucleares y satélites que suelen ser conflictivos, cada tanto, con algunos gobiernos, levantó especulaciones sobre una visita de Obama, cuando esté allí con el propósito de descansar y creen algunos, jugar al golf. El Invap es una de las pocas oficinas del Estado que está más allá del bien y del mal. La administra el mismo grupo de ingenieros que la creó en los años setenta, en el comienzo del gobierno militar, pero nunca nadie le reprochó ese origen al grupo que lidera Conrado Varotto junto al hoy gerente “Cacho” Oteguy; mimaron al Invap los militares, Alfonsín, Menem y los Kirchner, que consideraron a esa empresa una joya imprescindible de la corona. Anoche mi informante sobre el viaje negó que Obama tuviera prevista una visita a esa empresa que acercó a la Argentina a socios odiosos de EE.UU. como Irán, Venezuela, Egipto, etc., en otros momentos de la historia. Más allá de estos detalles coreográficos – que comprensiblemente subyugan a cualquier gobierno, tanto como las invectivas cuando se quiere mostrar agresividad, como hacía el anterior gobierno – poco se sabe sobre qué dirán o firmarán los dos presidentes. Los títulos de las declaraciones y compromisos son seguridad, comercio, derechos humanos, calentamiento global, compromisos para tareas conjuntas en escenarios multilaterales, pero del contenido no se presume mucho. Los limones seguirán vedados para la exportación, y se seguirán demorando las carnes, que ya están autorizadas, pero falta un trámite de oficinas científicas para liberar los embarques. Obama irá el 24 a la mañana, antes de viajar a Bariloche, al parque de la Memoria y hablará sobre derechos humanos “y democracia”, según destaca una minuta que manejan funcionarios del gobierno. Eso encierra un contenido expreso para esa actividad y que un funcionario de la delegación me explicaba anoche en estos términos: el viaje tiene que ver más con el futuro que con pasado, y si no hubiera coincidencia de fechas entre la visita y el aniversario 40 del golpe videlista, el asunto tendría aun menos importancia en el viaje.
  • La movilización social más importante del gobierno la hizo el sábado a la noche, hacia el Golf Club de Buenos Aires, alma mater de los Macri, adonde la familia festejó la boda de la sobrina presidencial Francesca Macri, costurera y diseñadora, con el joven Lucas Ayerza, hijo de Iván, notable traumatólogo de plaza (no de parque y jardines, ¿se entiende?). Asistió medio gabinete, mucha familia, pocos políticos y sí y un seleccionado de empresarios que se quedaron con la duda sobre si Mauricio llegó al Club de Bella Vista que maneja su hermano Gianfranco, padre de la novia, en el mismo helicóptero que Nicolás Caputo, su amigo y asesorísimo informal, al que deberá blanquear alguna vez, so riesgo de sumirlo en sospechas que no le convienen a nadie. Llegaron cuando la comida ya estaba en marcha, y ya ubicados en las mesas los principales animadores del oficialismo; Rogelio Frigerio, Guillermo Dietrich, Esteban Bullrich, Andrés Ibarra, Guillermo Montenegro, Emilio Monzó, José Torello y un grupo de empresarios como Alejandro Bulgheroni, Alejandro Gravier, con su socia y esposa Valeria Mazza, Alejandro Macfarlane, Jorge Brito (h). Lollo Longuinotti, Tato Lanusse, Manuel Antelo, Alejandro Ginebra, Pedro Sporleder, “Papo” Rocca, Pedro Aguirre Saravia, Miguel Maxwell (de Deloitte y uno de los organizadores de la cena a Vargas Llosa que se cuenta más adelante) y alguno más que no registra esta mirada tenue sobre la vidriera social, que no es el propósito de este servicio periodístico.
  • Por cierto, que estaba el patriarca Franco Macri, que estuvo buena parte de la cena, pero se retiró antes, y cuyas empresas tienen como titular a Gianfranco (una de ellas es MacAir, dedicada al alquiler de aviones y helicópteros). Si se hubiera quedado, hubiera escuchado el debate en algunas mesas sobre otras batallas del gobierno con molinos que parecen más viento que otra cosa, porque pueden evaporarse en la insolvencia. El principal es el socio del grupo que maneja el juego en la ciudad de Buenos Aires a través del casino flotante y del hipódromo. Se acumulan las acusaciones sobre trucos fiscales cuya (i)legalidad está aún por comprobarse, pero en esos diálogos supimos que más allá de las denuncias por el uso del ya derogado artículo 32 de la AFIP, que permitía postergar el pago de ciertos impuestos retenidos a terceros, esta semana puede haber definición sobre el levantamiento de medidas cautelares que le permiten al grupo no pagarle el impuesto a los Ingresos Brutos a la ciudad. Eso ocurre desde 2003, y el cobro está en tribunales que pueden liberar en las próximas horas el pago de sumas desorbitantes para cualquier deudor. En el presupuesto de este año, el cálculo de IB para el juego que maneja este grupo zapla (funde lo que toca) está calculado en $ 650 millones; si apareciera la obligación de pagar ese tributo con retroactividad a 2003, la suma a pagar llegaría a los $ 8450 millones, o más si se actualizan los intereses. Esas trabas legales que el gobierno espera queden liberadas por la justicia, es la antesala de la revisión de los contratos de concesión que serán modificados para moderar la actividad el juego en la ciudad. Si hay incumplimiento de concesiones, puede haber retiro de las licencias, pero – se escuchó esa noche en el Golf durante el casamiento – aun si fueron cumplidos los contratos, se les aplicará de manera analógica el principio del “ius variandi”, que se aplica en las relaciones laborales para modificar contratos de trabajo por causas excepcionales. Eso desatará la pelea de otros grupos que pretenderán quedarse con las licencias, aunque se las conceda con un aumento muy grande del canon, que es el propósito del gobierno. La pelea será descomunal, pero los abogados del gobierno se sienten fuertes, porque dicen que en la ciudad de Buenos Aires el juego no funciona como caja de la política como en las otras provincias, y porque la actividad la ha pisado el gobierno nacional desde los tiempos de Kirchner, y eso es caja federal, no local. Eso le da autoridad para intervenir sin tener el que te dije sucio, como creen que ocurriría con otros gobernadores que se atreviesen a modificar las reglas de juego del juego (já).
  • Una digresión de autoayuda para el empresario amigo del presidente. Este Caputo debería poner un programa semanal de TV y en pocos meses sería el personaje más popular; el público ama a quien sale en la TV porque lo entretiene día y noche, en momentos de alegría y de tristeza. Quien sufra de sospechas, que se haga popular en TV y terminará amado por quienes se levantan cada mañana y besan la pantalla en donde aparecen sus personajes queridos. Saturar las pantallas lo sacó a Guillermo Cóppola de la cárcel y pasó de acusado a celebridad; el show besuqueiro de ayer chez Mirtha Legrand entre el pequeño diputado José Ottavis, sumergido cual Toulouse Lautrec (estatura y barba lo evocan con precisión) en las turgencias perfumadas de la descomunal Xipolitakis sólo puede augurar un tránsito a la popularidad del ex consejero de Cristina de Kirchner. Fue quien convenció a la ex presidente de que Julián Domínguez y Daniel Scioli habían urdido la aparición de los Lanatas de uno y otro lado de la cámara, para tumbar la candidatura de Aníbal Fernández. Eso volcaría sus preferencias para la símil morsa en la interna por la candidatura a gobernador, y con eso terminó por sepultar las chances del peronismo en las elecciones. Ayer, este personaje hizo manitas con la diva de los almuerzos, en un derrape que sólo se le había visto hasta ahora a Diego Bossio.
  • En la feria de vanidades que es la política hay que anotar algunos encuentros de nota; el más importante el del cristinismo en Avellaneda, que no tuvo el brillo que esperaban sus organizadores, en particular por las ausencias: no estuvieron los gobernadores, salvo Alicia Kirchner, la Cámpora ni el movimiento Evita. Cumplió Scioli con el touch & go prometido de hablar al comienzo y retirarse; había inundado, como Macri, el fin de semana de reportajes y para qué hablar de más. Jorge Capitanich me dijo ayer que él está convencido de que hay que respaldar a Scioli como nuevo jefe del PJ y en todo caso confrontar con la lista de los gobernadores que respalda a José Luis Gioja, hasta ahora en lista única. Scioli no aceptará ir a una disputa y si le dan a Gioja un lugar de representación honorable, entonces sí aceptaría ir a la cabeza de la lista única. Si eso no se logra, la competencia será entre Gioja y Capitanich. La semana Santa abre un compás, con muchos dirigentes fuera del país; son oposición y no tendrán visibilidad en los actos por la venida de Obama. Alguno de los notables del peronismo está anotado para hacerse un by pass de corazón estos días en el Instituto Cardiológico de Núñez; otro cumple la promesa de llevar a su familia a Orlando y Las Vegas. No damos nombres porque acá no se hace periodismo patrullero, salvo que la mención exalte al personaje. Y si me apuran daré un nombre: el abogado, parlasur y director de YPF Fabián Rodríguez Simón se perderá Obama y la Pascua criolla porque se dispone a estar en Madrid el lunes que viene en la celebración de los 80 años de Mario Vargas Llosa, junto a seis ex presidentes y otro premio Nobel. Será en el hotel Villa Magna y convoca a una cena por 100 euros la Fundación Internacional para la Libertad que preside… el propio Vargas Llosa, con el auxilio de un patronato empresario en el que figuran hombres de negocios de todo el mundo. De esa cena homenaje participarán los ex mandatarios José María Aznar, Felipe González, Andrés Pastrana, Álvaro Uribe, Sebastián Piñera y Luis Alberto Lacalle y el Nobel que validará la cena, será el turco Orhan Pamuk. La presencia de “Pepín”, comandante de las grandes batallas jurídicas del macrismo (imaginen cualquiera, y él está detrás) no es política; expresa una afición especial por la literatura, que devora en todos sus géneros. Es autor de un raro libro sobre la obra del pintor español Ramiro Fernández Saus y vive en una especie de biblioteca; los libros inundan todas las estancias y se presume que los leyó todos. Una rareza para la fauna política criolla, abundante en ágrafos e iletrados.
  • Otro grupo de peronistas, identificados con la disidencia del PJ y del FpV, y que laten cerca del macrismo y el massismo, inundó el jueves la parrilla La Raya para despedir al nuevo embajador en España, Ramón Puerta, algarada de la que fue responsable el ex diputado Daniel Basile y que contó con presencias notables de ese palo como Alieto Guadagni, Juan Carlos Romero, Eduardo Menem, “Chiquito” Arnold, Néstor y Costanza Perl, Abel Posse, Jorge Herrera Vega, Mariano Caucino (un infiltrado del sciolismo residual), Raúl Granillo Ocampo, Andrés Cisneros, Héctor Maya, Fernando Galmarini y muchos más hasta llegar a los 50 comensales. Del otro palo, Enrique Nosiglia, cuya familia es de Apóstoles, Misiones, el mismo pueblo de Puerta. Ahí supimos que dos invitados notables se disculparon; la “Colorada” Teresa González Fernández estaba en Nueva York en una cumbre en la ONU sobre la mujer. El embajador Juan Archibaldo Lanús quedó retenido en una cena del pianista Bruno Gelber. Igual hubo charla diplomática: Puerta confirmó que el 3 y 4 de abril estará en el país el canciller español José Manuel García-Margallo, en días de gran actividad de Macri, porque el 5 tiene previsto estar en un acto de Fiat en Córdoba y en el cierre del foro de Intendentes radicales que elegirá a Ramón Mestre como su jefe, acto al que irán toda la cúpula de la UCR.
  • Puerta
Ramón Puerta en la despedida que le hicieron en La Raya pronistas disidentes dl PJ y el FpV, cercanos al macrismo y el massismo.
  • El mismo color diplomático tuvo la cena “griega” que le ofreció el viernes la embajadora de Italia Teresa Castaldo a su colega de Grecia Eleni Leivaditou, quien regresa a su país con todo un doctorado en crisis financieras para aplicar a su país. La honraron en la sede de la avenida del Libertador, entre otros, el presidente del Banco Provincia Juan Curuchet, el economista Miguel Ángel Broda, el funcionario estratégico Alejandro Colombo, el empresario Juan Pablo Maglier y alguno más que danzó hasta la madrugada como un Zorba Criollo.
  • Esa misma noche en el Tattershall de Palermo, festejó sus 50 años por todo lo alto el oculista de las estrellas, Fabián Bartucci, que atendió, entre otros, a Cristina de Kirchner y cuya lista de invitados era un incumplimiento del secreto profesional, porque mezcló al intendente Mario Meoni con el ex Banco Provincia Gustavo Marangoni y, entre otros, al “Chino” Navarro, el sindicalista radical de los bancarios Sergio Palazzo, el matrimonio Gravier-Mazza, Adrián Suar, Nicolás Repetto y algunos más hasta llegar a los 500 invitados.
  • Peña
El activista de los consumidores radical Fernando Blanco Muiño animó la sesión de la peña Progreso (ex Lalín) en el Centro Asturiano. En la foto, junto al abogado Diego Barovero y el ex diputado José N. Bielicki
  • Sesionó nuevamente la Peña radical Progreso en el Centro Asturiano de la calle Solís, adonde se trasladó en busca de precios cuidados acorde a la capacidad de consumo de los bolsillos radicales, nada holgados pese a haberse convertido en oficialistas en un ciclo de marcada austeridad. Y tratándose de consumidores, la cita fue oportuna para escuchar a Fernando Blanco Muiño, abogado de extensa militancia radical, que alcanzó popularidad mediática conduciendo la Unión de Consumidores de Argentina en el periodo Kirchnerista y que le valió ser convocado al gabinete del Ministerio de la Producción de Francisco “Pancho” Cabrera. Este ministro tuvo un dolor de cabeza cuando trascendió el nombre del radical Muiño para la Dirección Nacional de Defensa del Consumidor, ya que el inefable Ernesto Sanz lo llamo para cuestionar la designación de un afiliado radical sin intervención de los canales orgánicos (en buen romance, él mismo). Cabrera le explicó que lo había convocado por ser referente de la sociedad civil, más allá de su filiación partidaria, que no fue tenida en consideración. Entre platos, Blanco Muiño contó a los correligionarios la agenda de trabajo de su área, respondió preguntas sobre inflación y control de precios y no pudo evitar ingresar al siempre animado debate – caracterizado por intervenciones extensas propias de gente necesitada de ser escuchada- sobre el rol del radicalismo en esta nueva experiencia de gobierno compartido, aunque sin protagonismo. Participaron del almuerzo tradicionales referencias radicales de ayer y de hoy como la ex vicegobernadora Elva Roulet, los exdiputados Roberto Sanmartino y Coco Yunes, el vicepresidente de la Convención Nacional Carlos Pérez Gresia, el clínico constitucional Félix Loñ, el titular del Instituto Yrigoyeneano Diego Barovero, Eduardo Saguier,  Adolfo Fioranelli, Mario Peres Lerea, Jorge Ciarlero, Adriana Malek, Dolores Jaffy, Martín Bielicki, Florencia Saborido  y, entre otros, el animador de la peña, el ex diputado José N. Bielicki.
Foto de cabecera: Mauricio Macri ayer a mediodía en la cúpula del Centro del Bicentenario (ex Kirchner) cuando grabó un diálogo sobre los 100 días de su gobierno que se emitió por ATC a la tarde, en medio de los partidos de fútbol, al cristinista modo.