Ticker de noticias

MACRI ACHICA EL JUEGO: CIERRAN 5 BINGOS EN CAPITAL (LOS IMPRESCINDIBLES DEL LUNES)

MACRI 1-GRUPO ZAPLA CERO: CIERRAN ESTA SEMANA CINCO BINGOS EN CAPITAL • HOY CON MALÓN DE EMPRESARIOS ESPAÑOLES • NUEVO ROUND DE LA GUERRA DEL PARLASUR EN MONTEVIDEO • ANTI CHAVISTAS AL BORDE DE LOGRAR MAYORÍA DE BANCAS POR CAMBIOS EN BRASIL Y VENEZUELA • CLÁSICO DE TODAS LAS PEÑAS: ESPONTÁNEOS LE QUIEREN DAR CLASE AL GOBIERNO • RETRATO EN SEPIA DEL PERONISMO EN CUMPLEAÑOS 60 DE ARGÜELLO • HERMENÉUTICA CRISTINISTA: CARTA DE TRIUNFO O ES “MARADONA EN ÑULS” • SUERTE JUDICIAL CON DOS JUECES PARA EL DÓLAR FUTURO • TAMBIÉN EL PJ DEPENDE EN ESTAS HORAS DE DECISIÓN JUDICIAL • MENDOZA YA HABLA DE CANDIDATURAS 2019 • BULLICIO EN EL PRO POR ELECCIÓN MAÑANA DEL COLEGIO DE ABOGADOS

  •  La ciudad de Buenos Aires aportará esta semana un tanto a favor del macrismo en la puja por el negocio del juego, al cerrar el viernes próximo cinco bingos en el distrito, que pertenecen al grupo Zapla (funde lo que toca) y que se ha alzado contra el oficialismo con medidas judiciales y presiones mediáticas. Esas salas de juego caen por aplicación de las normas de la CABA, que las prohíben pese a que subsistieron durante largo tiempo amparadas por dictámenes judiciales presentados por Lotería Nacional y algunos amparos en el fuero laboral, que buscaron desde diciembre pasado, mantener las fuentes de trabajo. Mauricio Macri, que refunfuña entre las cuatro paredes de su casa de Los Abrojos por la lentitud de la justicia en despachar causas calientes sobre la virtud ajena (dígase corrupción), se beneficia de que ahora hay gobierno en la Nación y la ciudad con el mismo signo político, y han cesado las disidencias absurdas entre jurisdicciones que no tenían nada que ver con el interés público sino con negocios particulares. Como la ciudad ha recuperado la policía sobre el juego, aplica ahora la política de reducir la oferta lúdica que estaba atada con alambre por el cruzamiento de amparos, juicios y contra juicios. El gobierno espera que al final de esta semana la justicia termine de levantar otras cautelares y le permitan cobrar el impuesto a los ingresos brutos a la actividad, que se deben desde hace años y que puede costarle a los concesionarios un cañonazo. En el presupuesto de 2016 para la CABA, el cálculo de ese tributo está fijado en $ 650 millones; si la justicia le levanta los amparos tendrán que pagar el impuesto con retroactividad a 2003 y el monto adeudado puede llegar a los $ 8.400 millones, más los intereses.
  • Alivia el ánimo de Macri el envión que le dio Griesa al arreglo con los acreedores, que cree soltará una catarata de inversiones. “- Voy a recibir a cada tipo que venga a hacer una inversión”, les decía ayer sus allegados, la mayoría familiares, en su casa de Los Abrojos. En un almuerzo que tuvo allí a solas, con el embajador Ramón Puerta, le prometió estar hoy en el edificio del grupo Techint para inaugurar un foro de negocios hispano-argentino con medio centenar de hombres de negocios de España que le trae la Fundación Iberoamericana Empresarial que maneja el diputado del PP Miguel Ángel Cortés. En ese grupo vienen funcionarios del gobierno español y de los principales grupos que tienen intereses por aquí, entre ellos una estrella de las administraciones socialistas como Trinidad Jiménez, ahora a cargo de la estrategia global de la Telefónica de España, pero que se destacó durante muchos años como enlace del PSOE con el peronismo que gobernó en los años ’90, al que asistió con fondos y otros auxilios estratégicos en campañas electorales. De ese foro, que durará dos días, participarán empresarios locales acercados por la AEA, funcionarios del gobierno español como Jesús Gracía, Secretario para Asuntos Iberoamericanos, Rebeca Grynspan, una costarricense que ejerce de Secretaria General Iberoamericana, o sea la encargada de las cumbres de jefes de estado, que este año tocan en Cartagena de Indias, Colombia. También estarán algunos ex funcionarios como Gustavo Béliz (para la marca BID) y el presidente del CARI y ex canciller Adalberto Rodríguez Giavarini.

pUERTA

Ramón Puerta, embajador en España, almorzó a solas ayer con Mauricio Macri, que estará hoy en la apertura de un foro de negocios con empresarios españoles y argentinos. El diplomático desayunó con esos empresarios en su residencia de Madrid antes del viaje.
  • Puerta le dio detalles ayer a Macri en el almuerzo de Los Abrojos y le relató la cola de empresarios que tiene en la embajada en Madrid esperando turno de atención. También hay delegaciones del PP y del PSOE que quieren venir a Buenos Aires. “– Pero como no tienen gobierno, mejor esperar”, le aconsejó Puerta. Eso puede tardar porque las elecciones van a ser en junio y nadie imagina que se pueda investir una nueva administración antes. En los días previos a su venida a la Argentina, la Telefónica le organizó a Puerta una conferencia para embajadores destinados en España y empresarios, en donde este explicó el programa del gobierno macrista. También les dio un desayuno a varios jefes de empresa en su residencia madrileña de la calle Fernando El Santo, al que fueron firmas como Telefónica, Santander, BBVA, Acciona, Iberdrola, Mapfre, Abertis, SEGIB, Indra, Planeta y burócratas del BID y al CAF. El embajador quiere ser discreto con su antecesor Carlos Bettini, pero recibió quejas de los empresarios y del PP de que tenían cerradas, salvo excepciones, las puertas de la embajada durante 12 años. Pero Puerta dice que él siempre mira para adelante y que todo eso quedó atrás. El dato, para quienes insisten en mezclar la política y los negocios con la gastronomía: anoche Puerta llevó a la mayoría de los invitados a comerse toda la parrilla de La Cabaña. Eso puede demorar el arranque de la cumbre en la mañana de hoy.
  • La canciller Susana Malcorra estará junto a Macri hoy en la inauguración del foro, pero tiene pasaje para irse después a Montevideo en donde tiene el acto por los 25 años de creación del Mercosur, adonde van Tabaré Vázquez y los cancilleres de todos los países de ese sistema de integración, que se inspiró en un acuerdo entre Raúl Alfonsín y José Sarney. El sistema ha tenido suerte diversa, pero está amparado por los manes de la integración, que es un desiderátum de las democracias avanzadas y es la columna vertebral de la globalización. El sistema nació dividido porque las asimetrías entre los países son grandes, y tienen intereses políticos y comerciales distintos. Brasil es el grandote que se beneficia más, pero no quiere pagar el costo de la adaptación de las otras economías, algo que hicieron los países ricos de Europa para que existiese la Unión Europea, y que los volvió aún más ricos. Alfonsín solía decirse sorprendido por el énfasis del Mercosur en discutir posiciones arancelarias, cuando el Mercosur, decía, era una idea que perseguía tender una red de protección de las democracias de la transición contra las amenazas de nuevos golpes militares. A esta cita por la efeméride, seguirá mañana una sesión ordinaria del Parlasur, que movió hacia Montevideo a diputados de todos los países que buscan adaptarse a la nueva situación de sus países.
  • Anoche, en La Perdiz, restorán de Montevideo, los parlasures del bloque moderado – antichavista, digamos para ser ilustrativos –  buscan nuclear la representación argentina del Pro que encabezan Fabián Rodríguez Simón y Mariana Zuvic. Ese grupo espera que unos 20 parlasures de Brasil, quebrados por la crisis del gobierno de Dilma Rousseff, se separen del bloque de ese país y se les agreguen junto a nuevos parlasures elegidos en diciembre por Venezuela. Si eso ocurre – y era el motivo de la reunión de anoche en Montevideo – el nuevo bloque moderado podría tener más bancas que el bloque populista que conduce Jorge Taiana. El grupo argentino ha impugnado la presidencia interina de Taiana en el Parlasur, pero no ha logrado sacarlo del puesto. Expresa la política de Olivos hacia este organismo parlamentario, que es quitarle legitimidad, porque es una tribuna regional de sus adversarios locales. Con eso han logrado que el grupo argentino no tenga presupuesto, sueldos, ni obra social, apenas viáticos por cada sesión en Montevideo. El argumento es que el Parlasur tiene una muy baja estima en el público, según las encuestas, y que legitimarlo es darle gratis al peronismo una bocina regional para que los hostiguen. Esto es cierto si se mira la política chica, pero la cancillería y el gobierno tienen que pensar en las ventajas de una doctrina para el Parlasur, que le permita al gobierno desarrollar una política afirmativa y avanzar en proyectos que pueden servir al interés público. En suma, la actual posición oficial tiene la debilidad de toda dialéctica negativa. Deslegitimar el Parlasur para acallar una bocina crítica es lo mismo que el kirchnerismo hacía con la prensa y todo foro de construcción de políticas (Congreso, partidos, entidades empresariales, Iglesia, sindicatos, ONG, salvo las de propia creación) para compensar la baja legitimidad de origen, al haber accedido al gobierno en 2003 después de perder una elección.
  • Uno de los agobios de todo gobierno es la cola de asesores voluntarios que le dicen al presidente lo que debería hacer. Ejerciendo una sabiduría propia de quienes llegan con los votos al poder, esos voluntarios se ceban con las malandanzas de la comunicación, que siempre son opinables y además interesadas. En particular esto último cuando quienes critican la comunicación pertenecen a algunos de los oficios de la prensa, porque dan a entender que querrían estar en el puesto del que manda. El lema de esas recomendaciones suele ser: qué cosas buenas hace el gobierno, pero qué mal las comunica. Con eso el quejoso parece estar pidiendo un puesto o, si se trata de algún medio – como ayer La Nación en un editorial – está pidiendo avisos. Con una prensa inundada de pauta, hay que entender, nunca habría gobierno que comunique mal. Más entendibles son las observaciones que hacen los políticos, porque entran en el libre ejercicio de la profesión. Un grupo de radicales, por ejemplo, se dio al debate del manejo que hace el gobierno de sus emprendimientos. El miércoles, con motivo de rendirle un reconocimiento al nuevo auditor del partido, Jesús Rodríguez, una veintena de radicales ocupó una larga mesa en La Raya bajo la advocación de una de las peñas más tradicionales de ese partido, la que anima en ese comedor el ex senador José María Arecha, que además es martillero. Ese mismo miércoles el empresario Eduardo Elsztein había comprado en un remate el edificio del ex Mercado del Plata, en el centro porteño, poniendo sobre la mesa más de U$S 68 millones. Dos días antes, Macri había recibido en Olivos a un centenar de empresarios para pedirles que aflojasen el morral y aceleraran inversiones. El anfitrión Arecha desarrolló este argumento: ¿se imaginan el desastre que hubiera podido hacer el gobierno si explotaba la idea de que dos días después del pedido de Macri, dos empresarios, Elsztein y Gabriel Romero – que fue quien pujó por ese inmueble emblemático – le hicieron caso y fueron al remate cada uno con U$S 68 millones – o sea más de U$S 130 millones para una inversión como es la recuperación del edificio? La noticia quedó tapada, según ese diagnóstico, por la pelea con los bonistas, que puede ser más importante, pero que conmueve sólo al sector que entiende de qué se trata, que es muy chico.
  • En esa mesa estaba Walter Cevallos, uno de los viceministros de Defensa, y lo alentaron para que su cartera hiciera bardo con la partida de la fragata Libertad, emblema más popular que las listas de precios (des)cuidados y que el gobierno podía también explotar en función de la diferencia entre el anterior gobierno y el actual: Cristina no podía hacer navegar la fragata y nosotros sí. “Lo va a transmitir Crónica TV”, amagó Cevallos, pero eso no bastó para un auditorio ansioso por estar dentro de un gobierno que les limitas las oportunidades de festejo. Si tenía motivo de alegría un sector de los presentes que, como el homenajeado Rodríguez, tienen militancia futbolera en San Lorenzo de Almagro, entre ellos el veterinario Osvaldo Racines, que titearon a un adversario de Huracán como Rafael Pascual, sentado con ellos junto a Cristina Guevara, Jorge Ferronato y la estrella del partido en la provincia de Buenos Aires, el vicegobernador de Buenos Aires Daniel Salvador. Uno que escuchó la queja sobre el remate, se interesó ante el martillero Arecha sobre cuánto se llevaba el rematador de comisión por el remate del Mercado del Plata. “-Nada” respondió con melancolía: “- En el Banco Ciudad los rematadores van a sueldo”. Y contó que cuando él era martillero del Banco Nacional de Desarrollo, el rematador se llevaba el 3% del valor de la operación, menos el impuesto a las ganancias, a dividir de esta manera: 50% a quien bajaba el martillo, el 20% al grupo de martilleros que la habían mirado por TV y el 30% para la gerencia de legales, que organizaba el show. En competencia mental veloz, llegaron al número áureo: el martillero se hubiera llevado poco más de U$S 1 millón, al que había que quitarle el impuesto. Ésos eran tiempos. El caso activó la memoria de los presentes, que aportaron historias sobre el edificio rematado, que se empezó a construir en la época del primer Perón, pero quedó detenido hasta los años ’60, salvo una planta baja en donde funcionaba un mercado de alimentos que hoy se dirían gourmet. “Me acuerdo haber acompañado a mi abuelo a comprar perdices y gansos a ese mercado”, evocó Arecha. Otro agregó que encima de la suma invertida, el rey de los malls Elsztein deberá soltar fortunas en refaccionar ese edificio, que está depredado por el uso y el paso del tiempo. Por ejemplo, se escuchó, no tiene cocheras y hoy no hay emprendimiento de este tipo que no ofrezca estacionamiento de vehículos.
  • Con Rodríguez presente, se habló mucho de la crisis en la Auditoria General de la Nación, adonde los integrantes le han restado el quórum al colegio de auditores como una manera de cuestionar al presidente, el peronista Ricardo Echegaray, de quien quieren esperar el resultado de una citación a indagatoria en una de las causas por la ruta del dinero K, que ya no parece una ruta sino un distribuidor Echeverry. El dirigente radical dijo que esa actitud de no dar quórum no era algo personal y que había sido consultada con el partido que representan. También se sumó a esa movida el auditor por el peronismo Javier Fernández que, si consultó con el PJ, debió hacerlo con Eduardo Fellner. Si fue así, ¿qué le iba a decir el jujeño, sino que no asistiese, si él era el propuesto por el partido para ese cargo y lo desplazó Cristina de Kirchner en uno de sus últimos gestos de poder antes de dejar Olivos? El peronismo, en cualquiera de sus formas, no respalda a Echegaray, y ha vuelto a poner otros nombres en reemplazo del ex AFIP: uno de ellos es José Luis Gioja, otro es Julián Domínguez.
  • También hay aquí para quienes buscan la nostalgia. En la noche del sábado Jorge Argüello, ex diputado y ex embajador, juntó a amigos de sus diversas biografías en su casa de Isla del Sol, en Tigre, para festejar su cumpleaños 60. Fue un retrato en sepia del peronismo porteño: Alberto Fernández, Guillermo Oliveri, Eduardo Valdés, Julio Vitobello, Alberto Iribarne, Raúl Garré, Juan Manuel Arnedo Barreiro y algún agregado de otro pozo, como el secretario presidencial Fulvio Pompeo, uno de los pilares ocultos de la administración macrista, el radical K Miguel Pesce, que preside hoy el banco de la provincia de Tierra del Fuego, y el ex director nacional electoral Alejandro Tullio. Era una juntada histórica por la biografía de cada cual: el cumpleañero fue peronista siempre, pero tuvo una banca nacional por las listas macristas en su momento; el ex jefe de gabinete también estuvo en 2002 en los planes de Macri para que encabezase una lista de legisladores, pero esa elección se postergó y cuando fue a buscarlo ya era funcionario de Néstor Kirchner. Iribarne, que fue ministro de Kirchner, es hoy uno de los mentores de Gabriela Michetti en el Senado. Tullio fue director electoral de Fernando de la Rúa, Eduardo Duhalde y los Kirchner; Pesce fue funcionario de De la Rúa, Olivera, Ibarra y también de los Kirchner.
  • Este encuentro dio para alta charla hasta que asomaron las luces de la madrugada. Uno de los temas de charla, obligado, fue qué significa la reaparición de Cristina de Kirchner, con quien había estado Valdés – como se contó aquí – el viernes de la semana anterior. Ninguno dice verla hoy con ánimo de candidata, pero admitieron que en cualquier muestra de opinión ella tiene un apoyo cercano al 20%, algo que no tienen muchos candidatos. Esto alimenta la idea de un Jorge Capitanich que dice a quien quiera escucharlo que la fórmula para la senaduría por Buenos Aires del año que viene del peronismo tiene que ser Cristina-Scioli y que con eso el peronismo recupera votos y banderas. Otro sector cree que esa reaparición es funcional al macrismo, que goza con cada salida de ella porque evoca las sagas corruptas de su administración. “- Te llevan a un programa de TV, te preguntan por la vuelta de ella, pero de inmediato te preguntan sobre Jaime, Fariña, Báez y te embarran”. Una posición intermedia le quita trascendencia al protagonismo, hasta que concrete en algo su armado político, una idea que expresa con ingenio Gustavo Marangoni cuando dice: “Hoy Cristina es Maradona en Ñuls”. O sea, es ella plena, pero en una formación chica.
  • Con esas presencias hubo especulaciones sobre el destino de la causa que trajo a Cristina de Buenos Aires, que ella contrarrestó con una demanda contra funcionarios macristas por, presuntamente, haberse beneficiado con operaciones de dólar a futuro. Esa causa terminó radicada en el juzgado de Sergio Torres y denuncia una presunta defraudación en beneficio de personas concretas. La demanda de Federico Pinedo y Mario Negri no hablaba de defraudación en beneficio de nadie, pero ésta sí, con lo cual la causa puede terminar unificada en el juzgado de Claudio Bonadío – que citó a Cristina y a ex directores del Central – o en el de Torres. El estratega de este contra ataque cristinista es Héctor Recalde, que está detrás de los patrocinantes de esta causa contra los funcionarios macristas.
  • Ninguno de los presentes se sindica en el pejotismo extremo – aunque algunos como Valdés es congresal nacional del PJ – pero también discutieron sobre el proceso de normalización del partido. La juez María Servini dictó una prórroga del plazo de presentación de listas hasta el próximo viernes, pero la apelación del sector que patrocina la lista de unidad Gioja-Scioli apeló, y Servini concedió el recurso, que está desde el viernes pasado en la Cámara Nacional Electoral. En las próximas horas tiene que resolver a quien le da la razón, si a Gioja-Scioli o a los quejosos del sector que anima Eduardo Duhalde, impugnador de listas, padrones y autoridades de la actual conducción. Puede reponer el cronograma y con eso confirma que hay lista única; puede rechazar el recurso o callar hasta el viernes, con lo cual se postergan los plazos y las elecciones serán el 29 de mayo: o también puede promover la intervención del PJ, que algunos temen y otros promueven.
  • Con agendas cargadísimas, algunos se dieron tiempo para alguna cumbre simbólica, como la que organizó en Mendoza el ex diputado Carlos Balter que es el nuevo presidente del Partido Demócrata local y que integra la alianza Cambiemos. Había asumido en enero, cuando en su provincia no había nadie y por eso organizó recién ahora – cuando ya terminó la cosecha, algo clave en cualquier cronograma mendocino – una cumbre de relanzamiento del partido en la capital provincial, y en un salón que lleva el nombre Bustelo, en homenaje a un emblemático de la izquierda local, que se estremeció con la cantidad de conservadores, y no tanto, que arrastró Balter. Lo acompañaron además el gobernador Alfredo Cornejo, el economista y ex senador radical Raúl Baglini, la diputada y productora de vinos Susana Balbo, la vicegobernadora Laura Montero, el ex diputado Gustavo Gutiérrez, y centenares de militantes, funcionarios e intendentes ligados a la sigla oficialista. Apadrinó todo el presidente Federico Pinedo, que además es mentor de Balter y que por eso lo sentaron en la mesa principal del acto. Las dificultades de Balter para recuperar el partido son grandes; tiene embargos, problemas de inscripción legal y debe hasta los aportes laborales de los empleados. Como es un hábil contador cree que no tendrá problemas, y menos si tiene tantos amigos en el gobierno. Para los seguidores demócratas fue un lanzamiento de Balter a la gobernación de Mendoza. En esa provincia no hay reelección, con lo cual cada turno fuerza a los partidos a un debate desde cero de las condiciones de cada candidato. Por eso hay tantas diferencias entre una gobernación y otra. Balter niega esa candidatura y dice que en política ya ha sido casi todo y que no entiende, al final, por qué se emprenden misiones tan azarosas como recuperar un partido. Quizás es, medita, por un impulso irrefrenable que si se demoniza es pasión de poder, pero que si se analiza racionalmente es sentido del servicio público, algo que Balter ha demostrado tener como legislador nacional. Para aplacar esas pasiones, un grupo de los presentes buscó consuelo al final de la noche en el fino restorán Dantesco, de Chacras de Coria, que administra el chef Jesús Cahisa y cuyas delicias devotaron Pinedo, Balter, Balbo y el empresario Antonio Pulenta, entre otros.
Estrellas en el acto de los demócratas de Mendoza: Federico Pinedo, Susana Balbo, Carlos Balter (nuevo presidente del partido), Alfredo Cornejo y Raúl Baglini
  • Hay alboroto entre los abogados de la Capital porque mañana martes se eligen las nuevas autoridades del Colegio Público de esa profesión, algo que ha despertado nuevas oportunidades de amistad interpartidaria, algo poco frecuente entre los políticos al uso. Se vio en la noche del miércoles en la cena que organizó la lista que patrocina a Jorge Rizzo para un nuevo mandato en el local de la Boca (calle Benito Pérez Galdós) que patrocina el presidente del club Daniel Angelici para consolidar adhesiones detrás de este candidato que tiene apoyos de varias tribus y que con eso ya adelanta festejos de triunfo (algunos, boquenses, venían cantando a esa cena desde a Bombonera, adonde Boca había hecho seis goles). Esa noche estaban en las mesas principales Rizzo, Angelici, Enzo Pagani (presidente del Consejo de la Magistratura), el ex diputado y funcionario Jorge Enríquez, el ex legislador Cristian Gribaudo, el secretario presidencial de Legales Pablo Clusellas, Sergio Brodsky (titular de la Inspección General de Justicia, altar donde ofician los hombres de negocios), Sebastián De Stéfano (hoy en la ex SIDE), el diputado Daniel Lipovezky, y, entre otros Gabriel Astarloa, procurador adjunto en el gobierno porteño. Esta lista tiene tanta elasticidad que reúne a un radical de paladar negro como Zenón Cevallos, con un peronista como Rodolfo Iribarne (son postulantes a integrar el tribunal de disciplina) y el conservador Alberto Solanet. Otro grupo que también apoya a Rizzo, “Justicia Ya” que lidera el ex diputado Marcelo Meis, promovió un encuentro discreto de su lista con el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi en un salón del Hotel Bristol, el mismo en el cual paraba durante sus estadías en Buenos Aires Arturo Illia. Los asistentes pudieron escuchar de boca del Juez una sesuda descripción de la situación en su fuero. Martínez de Giorgi puso énfasis en la necesidad de modificar el procedimiento de selección y de control de los jueces. Se dijo en favor de la creación de una Escuela de Jueces y Asistentes de la Justicia, a semejanza de las que existen en España y Francia, a fin de brindar un piso de idoneidad, homogeneidad y experiencia para desarrollar la tarea de impartir justicia. Entre los comensales estuvieron los abogados Alfredo Junco, Adrián Tenca, Diego Barovero, Alicia Costanzi, Alejandro Marino Cid, Gustavo Otero, Claudia Gomez Chiappetta, Gustavo Delia, Nestor Pan, Eleonora Amuchástegui, Jose Luis Ferrari, Ricardo Cappareli, Alejandro Baños, Fernando Piluso, Marcelo D`Ajallad, Gustavo Otero, Isabel Alvarez Natale, Gustavo Lacuponi, Rolando Aragón, Jorge Stella y Ricardo Verger, todos en favor de Rizzo.
Euforia abogadil por las elecciones mañana en el Colegio Público de la Capital Federal: Delia Mariluis, el candidato Jorge Rizzo, el saliente Eduardo Awad y Sebastian De Stefano piden enfáticamente el voto de sus colegas. Otra lista fue a escucharlo al juez Martínez de Giogi en un hotel porteño.
A %d blogueros les gusta esto: