Ticker de noticias

ONU: EL PORTUGUÉS CONTRA LAS CANDIDATAS BINACIONALES (Y EN UNA DE ESAS CREAN UN VICE)

La visita de Ban ki Moon puso en el centro de la escena la candidatura de Susana Malcorra a la secretaría de la ONU. La canciller comprometió al coreano para que no dejase de pasar por Buenos Aires en su viaje a los juegos olímpicos de Río de Janeiro. Sin el ingrediente de la candidatura el viaje no hubiera tenido tanto atractivo. Por la mañana, hizo madrugar a más de 700 funcionarios y empresarios que no quisieron estar afuera de una foto que mañana puede valer mucho. La de Malcorra es una pelea de alto prestigio, salga o no electa para el cargo. A mediodía también hubo jolgorio en Casa de Gobierno en el almuerzo que le dio Macri al visitante.

En ese marco hubo plétora de charlas entre expertos y mirones de esta apasionante comedia que es la sucesión en la ONU, que alimentan más las intrigas. Un seguidor estrecho del trámite lo describió como una negociación disfrazada de votación. Los nombres fueron sometidos en esta oportunidad a audiencias públicas ante el plenario del organismo, y también a un escrutinio secreto entre los miembros del consejo de seguridad, 15, de los cuales 5 tienen poder de veto. Pero por debajo de esas conversaciones hay un nivel más profundo de no tiene nada que ver con la democracia, no interna ni externa. El organismo busca representar a todos, sobrevivir a una fama deplorables de mal gasto e ineficiencia, e intenta que su conducción satisfaga a todos.

De ahí el ejercicio de la democracia calificada que son esos sondeos en el Consejo de Seguridad, que es adonde escaló ya a un tercer puesto Malcorra, mejorando su primera experiencia en ese círculo sigiloso. El ascenso irresistible del portugués Antonio Guterres le complicó una carrera que la sigue teniendo como finalista. Su lanzamiento instaló la idea de que la ONU le tiene que dar, en su persona, una mano a Europa, baleada por el Brexit. El apoyo es para compensar el poder que le da la nueva situación a Rusia. Un remedio sería darle a un europeo prestigioso la secretaría de la ONU.

 El portugués también maneja la ficha del apoyo de la Internacional Socialista, ante el cual salieron el cruce los radicales desde Buenos Aires, no se sabe con qué suerte. España ya mandó a decir que la votará a Malcorra, pero que también lo hará por Guterres, que es ibérico como ellos. ¿Se puede votar por dos candidatos? Sí, se puede, la de la ONU es una democracia marrón.

            Tan marrón es esa democracia que también se ha disparado otra eventualidad: que la candidatura de Guterres se trabe con la de Malcorra en el nivel más alto y que eso abra una novedad: que se desdoble el cargo de secretario general, en una especie de vice con rango más alto que el de los cuales secretarios adjuntos, que tienen un papel más operativo. Crear ese nivel permitiría empatar pretensiones, y todos contentos.

Esta dualidad aparece también como otro ingrediente para las intrigas: las dos mujeres mejor ranqueadas en las dos votaciones informales que han hecho los 15 miembros del Consejo de Seguridad tienen doble nacionalidad. Esa condición es novedosa porque hasta ahora no se han presentado casos de secretarios que tengan doble documento de nacionalidad. Susana Malcorra argentina pero también tiene la nacionalidad española, un estatus que permiten los acuerdos entre los dos países. Esa misma situación tiene la costarricense Christiana Figueres, que ostenta también la nacionalidad italiana.

Entre los burócratas que siguen minuto a minuto esta carrera no hay un diagnóstico sobre si la doble nacionalidad es un factor invalidante para ser secretario de la ONU, que es un foro de la multi lateralidad y que se justifica por buscar mecanismos de convivencia que estén por encima de los nacionalismos. Los países de América Latina con historia migratoria suelen permitir la doble nacionalidad, pero no se sabe si para manejar un organismo internacional eso sea un impedimento. La binacionalidad de estas dos latinoamericanas puede ser algo leve ante las dislocaciones que tienen nacionales de países africanos o de Europa del Este, que cambian el mapa cada 50 años y las fronteras duran menos que la liviana melodía (Borges). La carta de la ONU no dice nada sobre condiciones de nacionalidad. Si capítulo XV destaca que el Secretario no debe seguir instrucciones de ningún país; ¿qué mejor herramienta para eso que el funcionario tenga dos nacionalidades? Lo que destacan quienes le dan a esto un sentido restrictivo, es que se trata de una novedad.

La doble nacionalidad está permitida en muchos países de la región no sólo por la experiencia migratoria, por la cual los países de origen buscan admitir el “jus sanguinis” para prolongar su estirpe por el planeta. También porque tienen una historia de desarreglos institucionales que provocan exilios, desarraigos y migraciones forzosas. La Constitución argentina lo admite cuando pone la condición de ser “haber nacido en el territorio argentino, o ser hijo de ciudadano nativo, habiendo nacido en país extranjero” (art. 89°). Evoca los exilios del periodo rosista que hacía que muchos perseguidos tuvieran hijos en Chile o en la Banda Oriental que regresaron del exilio con sus padres. La norma los ponía en la misma condición de los nativos.

Antes de ahora se conoció el caso del médico Claudio Zinn, que tiene la nacionalidad argentina e italiana y representa en el Senado de Roma a los inmigrantes de ese país en Sudamérica. El actual gobierno lo propuso como embajador en Suiza, pero este país rechazó el plácet por la binacionalidad. Que se defina, le mandaron a decir a la Cancillería argentina, si es argentino, italiano, suizo-italiano o qué.

Otro binacional es el ex embajador en España Carlos Bettini, que sufrió exilio o ha tenido siempre la nacionalidad española. Eso impedía que el reino de España le diera la inmunidad de embajador, pero no se conocer que haya renunciado a esa condición. Para algunos hubo una tolerancia de Madrid hacia Bettini, que siempre ha tenido inserción en círculos del país en donde vive hace más de 40 años.

También tuvo dos nacionalidades Héctor Timerman, que fue cónsul, embajador y canciller. Cuando se exilió obtuvo la nacionalidad estadounidense, pero renunció cuando tuvo el primer cargo con el anterior gobierno, que fue de cónsul en Nueva York. Estados Unidos no reconoce la doble nacionalidad legalmente, pero si tenés otra no dice nada. Para darle inmunidades a Timerman sí había una restricción, que el ex canciller resolvió con una renuncia.

En la conferencia que dieron Ban ki Moon y Adalberto Rodríguez Giavarini, los dos brindaron por la mejor suerte de Malcorra. Aquí la textual de lo que dijeron sobre la elección del sucesor del coreano:

Pregunta: ¿Cuál es el primer desafío que tendrá que enfrentar el próximo Secretario General?

Ban ki Moon: Esta es mi opinión personal, no la oficial del Secretario General. Pero, habiéndome desempeñado como Secretario General durante casi diez años, nueve años y seis meses ya, he aprendido muchas cosas que no sabía antes de asumir esta función. Y han habido muchas discusiones, incluso se han realizado algunas encuestas. Bueno, ustedes saben que LA DISTINGUIDA CANCILLER SUSANA MALCORRA ES JUSTAMENTE UNA DE LAS CANDIDATAS, así que debería decir algo a título personal sobre la base de mi experiencia. En primer lugar, quien se desempeña como Secretario General de las Naciones Unidas debe ser una persona de plena integridad, que respete los objetivos y los valores de la Humanidad que se encuentran descriptos en la Carta de las Naciones Unidas. Es muy fácil decirlo, pero muy difícil de cumplir con todo eso, así que sin el pleno apoyo y la comprensión de parte de los 193 Estados miembro o más, y, de hecho, hay muchas organizaciones regionales también en este mundo, por lo cual debe darse una plena coordinación y unidad de propósito entre los Estados miembros. Y las Naciones Unidas, con todos sus países miembros son un poco como una empresa en la que uno tiene 193 miembros en el directorio. Pero no hay muchas empresas que tengan tantos miembros en su directorio. Sí hay muchos miembros en el directorio, lleva más tiempo tomar una decisión y ser operativos. No se puede operar eficazmente. El problema de directorio, de la Sala del Directorio de las Naciones Unidas, es que cada uno de los Estados miembros piensa que él es presidente del directorio, así que tenemos 193 presidentes del directorio. Entonces, ¿cómo tomamos una decisión así? Esto es un problema al que nos enfrentamos. Hay un sistema tradicional de formación del consenso que es muy bueno, para lograr el consenso, y espero y yo creo que todas las decisiones deben estar basadas en un consenso. Así cuando uno adopta todas las decisiones por consenso, el proceso de toma de decisiones muchas veces lleva a que la gente se sienta frustrada por el tiempo que consume. Por eso, se generó esta cuestión que la gente cuestiona la eficiencia de las Naciones Unidas, y eso le ha generado este tipo de reputación. Por eso, yo he estado instando a Consejo de Seguridad para decirles que se unan, que hay que tomar decisiones eficaces sobre una base de unión. El Secretario General, justamente la Secretaria General, como una de las seis organizaciones de la Carta puede desempeñar un papel muy importante, pero siempre contando con un fuerte respaldo de los países miembros. POR ESO, LA TAREA DEL SECRETARIO GENERAL, MUCHAS VECES HA SIDO DESCRIPTA COMO EL TRABAJO “MÁS IMPOSIBLE”, DEL MUNDO. Y CREO, REALMENTE, QUE ES UNO DE LOS TRABAJOS MÁS IMPOSIBLES. Y POR SUPUESTO, YO ADMIRO EL CORAJE Y LA VISIÓN DE SUSANA MALCORRA QUE SE HA OFRECIDO PARA SERVIR A ESTA GRAN ORGANIZACIÓN EN LAS AÉREAS DE INTERESES DE LA HUMANIDAD Y ESTOY CONSCIENTE QUE ESTÁ RECIBIENDO UN BUEN RESPALDO, PERO EN DEFINITIVA SON LOS ESTADOS MIEMBROS LOS QUE DECIDEN Y LO QUE PUEDO HACER ES DESEARLE QUE SIGA LA BUENA SUERTE Y LE DESEO LO MEJOR, POR SUPUESTO. Pero por mi carácter del actual Secretario General lo que puedo decir es que espero que la organización logre ser mucho más eficiente y eficaz. Yo estaba esforzándome todo lo posible en los últimos diez años para lograr verdaderamente un cambio, lograr un cambio para que esta organización sea más transparente, más eficaz, que rinda cuentas de mejor manera y para que se formen mejores y más fuertes alianzas, las asociaciones entre la Secretaria General y los Estados miembros y ante Naciones Unidas en sí mismas y los Estados miembros. Creo que eso debe seguir así y hay que construir sobre la base con lo que se ha hecho. Gracias. ´

Adalberto Rodríguez Giavarini: Me gustaría, antes de despedirlos y agradecerles profundamente la presencia de todos ustedes, nuevamente decirle a Secretario General, Ban Ki-Moon, que recordamos perfectamente ese año 2006 cuando usted en esta misma institución, fue una de las quince elegidas en el mundo, para pedir y demandas su puesto en las Naciones Unidas que terminó conquistando. Realmente su tarea ha sido prolífica y todo lo que mencionó damos fe que se realizó. Señor Secretario General, usted ha vuelto al país hoy casi al final de su mandato en un momento muy especial. La densidad de las visitas internacionales que existen en la Argentina es algo que nos estimula mucho. El Consejo está comprometido desde siempre en este accionar, pero evidentemente que ello se intensifica cuando personalidades de altísimo nivel, como usted, se hacen presentes.  Y podemos intercambiar, tener una actitud aún más propositiva y entrar en esa tradición argentina de fuerte responsabilidad en el escenario internacional en términos propositivos en colaboración, en acciones de paz y también acogiendo refugiados, hermanos nuestros en el mundo que necesitan de un hogar. Todo eso es el espíritu tradicional que, en los últimos dos siglos, que cumplimos hoy, la Argentina venido trayendo. Por eso es tan importante su presencia acá. Y TAMBIÉN, LO DEBO DECIR EN UN MOMENTO MUY ESPECIAL. EN UN TEMA QUE USTED TIENE ABSOLUTA PRESIDENCIA, PERO QUE ES QUE LA CANCILLER DE LA REPÚBLICA ASPIRA LA SECRETARIA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS. EL CARI, SU CONSEJO EJECUTIVO HIZO PRESENTE CLARAMENTE SU APOYO DECIDIDO A ESTA CANDIDATURA. Y LO QUE DIGO, QUE LO HICIMOS CON TODO CONVENCIMIENTO, LOS DISTINTOS COLORES POLÍTICOS E INTELECTUALES QUE INTEGRAN EL CARI PORQUE EN ÚLTIMA ESTANCIA LO IMPORTANTE, SI BIEN ES LOGRAR EL OBJETIVO FINAL, ES QUE UN ARGENTINO, EN ESTE CASO UNA ARGENTINA, ASPIRE COMO TANTOS OTROS ARGENTINOS CON ANTERIORIDAD ESTUVIERON EN ESTA CARRERA POR LA SECRETARIA GENERAL. ¿QUE IMPLICA ELLO?  QUE NOS INVOLUCRAMOS EN EL MUNDO. QUE QUEREMOS SER ACTORES NO PASIVOS SINO MUY ACTIVOS Y QUE QUEREMOS ACEPTAR LOS DESAFÍOS QUE LA HISTORIA NOS PRESENTA. ESA ES IMPORTANCIA. LOGRARLO SE PUEDE O NO SE PUEDE, LO QUE NOS TIENE QUE ORGULLECER ES QUE LOS ARGENTINOS, EN ESTE MOMENTO, COMPETIMOS POR LO QUE ES LA CIMA DE LA ACCIÓN PACÍFICA DEL MUNDO QUE HOY ENCARNA, SIN DUDA, SECRETARIO GENERAL BAN KI-MOON. ASÍ QUE A TODOS USTEDES LE QUERÍA AGRADECER PARTICULARMENTE SU PRESENCIA Y REITERARLES QUE EN EL CARI ESTAMOS PERMANENTEMENTE ESPERANDO LA PRESENCIA DE USTEDES Y SOBRE TODO SUS SUGERENCIAS. En este lugar de libertad, de acuerdo y el consenso donde hay lugar para absolutamente todos. Muchas gracias por la presencia y felicitamos al Secretario y a la Canciller. ´

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: