Ticker de noticias

DESAIRE AL VATICANO: EL OFICIALISMO SE BAJA DE LA CUMBRE ORGANIZADA POR ROMA PARA HABLAR DE POLÍTICA

La ministro Pro Carolina Stanley y el intendente radical de Córdoba Ramón Mestre se bajaron en las últimas horas de la cumbre convocada por el Vaticano para analizar y discutir en Colombia el aporte de los católicos con responsabilidades políticas al desarrollo de América Latina. Esa decisión diezmó la delegación argentina que estará entre viernes y domingo próximo en Bogotá. La comitiva estará integrada sólo por peronismo, porque han confirmado su asistencia el gobernador de San Juan Sergio Uñac, el ex ministro Julián Domínguez y el senador Omar Perotti. También estará el profesor Aldo Carreras, uno de los operadores discretos del papa Francisco. Tiene responsabilidades en la organización de la cumbre y su presencia, junto a la que Carriquiri, le da identidad genuinamente bergogliana a esta cita.

Esa reunión la convoca la oficina más importante de la Santa Sede dedicada a la región, la Comisión Pontificia para América Latina (CAL)y buscó que la Argentina estuviera presentada por el oficialismo y la oposición. Esa comisión envía a sus máximas autoridades, el cardenal Marc Ouellet y el laico Guzmán Carriquiri, que es el máximo funcionario laico de la Santa Sede. Es amigo del papa Bergoglio desde hace más de 40 años y es el referente principal de su línea ideológica, la de la Teología del Pueblo, versión peronoide de la teología de la Liberación. Carriquiri ya está en Bogotá y presidirá esa reunión que tiene como título “Encuentro de católicos con responsabilidades políticas al servicio de los pueblos latinoamericanos”.

La organización local está a cargo de esa Comisión Pontificia y el Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM) y la lista de los invitados de la Argentina fue confeccionada por las autoridades de la Conferencia Episcopal Argentina. La selección la hizo la anterior comisión directiva, encabezada por el arzobispo de Santa Fe José María Arancedo. Desde hace dos semanas la asamblea de los obispos está presidida por una cúpula más afín al papa Bergoglio. La integran el arzobispo de San Isidro Oscar Ojea y tiene como responsable de la Pastoral Social al de Lomas de Zamora, el jesuita Jorge Rubén Lugones. Ellos son el blanco del desaire de los representantes de Cambiemos al ausentarse de la convocatoria de sus antecesores.

Stanley está considerada una de las mejores amigas de Bergoglio dentro del gobierno. Mestre no ha negado ser un funcionario católico; por esa razón fue invitado. Este lunes me dijo que tiene que permanecer en Córdoba porque se realiza la cumbre de Mercociudades y lo van a elegir presidente de esa organización regional.

Según la convocatoria, el objetivo de la reunión es ” poner a la Iglesia, y en especial a sus Pastores, en actitud de escucha ante las situaciones y necesidades que viven los católicos con responsabilidades políticas y, por otra, buscar las modalidades más adecuadas para acompañarlos, sostenerlos y alimentarlos en ese compromiso. Se trata, pues, de alentar, desde la distinción entre comunidad eclesial y comunidad política, una mayor participación de los laicos comprometidos en la vida política en la comunión y misión de la Iglesia y una mayor atención de las comunidades cristianas y sus Pastores a sus necesidades”.

La organización me informó que está prevista la participación, entre los 70 invitados, del ex presidente Rafael Correa.

La agenda del encuentro no presenta dificultades ideológicas a los representantes del peronismo. Sí se las plantea a Cambiemos. La convocatoria afirma “la necesidad de afrontar los desafíos fundamentales de la identidad, unidad e integración latinoamericanas, de la custodia de la vida, del matrimonio y la familia, de la importancia de la educación, del crecimiento económico con justicia y equidad, de la inclusión de los sectores marginados y “descartados”, de las políticas hacia un pleno empleo, de la rehabilitación de la dignidad de la política y de promoción de la participación popular, del cuidado de la casa común en su ecología natural y humana, del combate contra el narcotráfico y todo tipo de adicciones, corrupciones y violencias, de la construcción de la paz, de las convergencias nacionales y populares en pos del bien común”.

Carriquiri, un hombre que participó de las conferencias de Puebla y Aparecida, agrega condimentos a este encuentro porque está distribuyendo una reedición de su libro “Memoria, coraje y esperanza; a la luz del bicentenario de la independencia de América Latina”, que tiene prólogo y epílogo de Jorge Bergoglio. Uno lo escribió para una edición anterior de 2011 como arzobispo de Buenos Aires. y el otro para la segunda edición, como papa Francisco.

Parolin2

Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, al presentar el libro de Guzmán Carriquir en la Universidad Lumsa,  Roma.

Antes de viajar a Bogotá, Carriquiry presentó su libro en la Universidad Lumsa, de Roma con la presencia del secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin. El acto contó con la presencia de la crema de la intelectualidad vaticana. También estuvieron presentes los obispos del Uruguay, que habían viajado para visitar al Papa. Parolín es el funcionario que ostenta la máxima jerarquía después del Papa, describió el proyecto del papado para la región, en estos términos: “Se debe reencaminar la gran devoción popular de los latinoamericanos respecto de María y los Santos, porque la independencia no siguió las tendencias anticlericales de la Revolución Francesa”. Este intento original de reescribir la historia la expresó Parolín, siguiendo los lineamientos del libro de Carriquiri, así: “Es verdad que las guerras de independencia nacional produjeron una fractura en la cristiandad latinoamericana”.

Parolin imagina que en el aquel proceso los obispos defendían la causa realista y los curas la causa de la independencia: “En aquel tiempo la Iglesia sufría por la injerencia del poder español, y por la expulsión de los Jesitas, que había disminuido su capacidad de alcanzar a todos los sectores de la población”. Aquellas guerras, afirma, acentuaron la división interna de la Iglesia y produjeron un cambio radical en la organización de las diócesis. “Con la independencia, la nueva clase dirigente que suplantó al anterior gobierno le impuso grandes límites a la acción de la Iglesia, llegando a veces a perseguirla. Eso no impidió que la fe cristina continuase propagándose entre la gente, gracias a la piedad popular, aunque con ausencia de una verdadera catequesis”[1]. Para la Teología del Pueblo, la “piedad popular” es una corriente intrahistórica de gran poder que ningún envión de la modernidad ilustrada ha podido matar. Es una vertiente de existencia incomprobable y misteriosa, como otras constantes básicas de la doctrina.

Esta síntesis simple e imaginativa concentra el empeño de esta reunión y el programa bergogliano para la región. Para ese propósito sirve el lanzamiento del libro de Carriquiri. que ya tiene carácter internacional. Lo edita un sello del arzobispado de Granada, España, ciudad adonde ya lo presentó el propio autor.GRanada

Guzmán Carriquiri (der.) en la presentación de su último libro, que tiene prólogo y epílogo del papa Francisco, en la ciudad de Granada, España

Por cierto, nada más lejos esta posición de lo que creen y entienden en Cambiemos, que tienen una agenda cultural que administran el agnóstico de formación jesuita Jaime Durán Barba, el experto en teología, pero también agnóstico, Iván Petrella, el profesor de filosofía escéptico Alejandro Rozitchner. Lo más pío que hay cerca de Macri son Gabriela Michetti, Stanley, Esteban Bullrich y Jorge Triaca, pero no tiene injerencia en el discurso oficial. Tampoco tiene relación con la construcción de ese discurso Elisa Carrió, la integrante de Cambiemos de formación intelectual más sólida y, además, una persona de profunda fe religiosa.

Este encuentro se hace a la luz de la posición oficial de la Iglesia sobre tópicos centrales de la gestión del actual gobierno. El documento de Aparecida, por ejemplo, estigmatiza la globalización, fenómeno al que el gobierno de Cambiemos le dedica este año una cumbre de la OMC y el año que viene otra del G20. Ese documento, escrito por el papa Bergoglio y sus amanuenses, sostiene que “En la globalización, la dinámica del mercado absolutiza con facilidad la eficacia y la productividad como valores reguladores de todas las relaciones humanas. Este peculiar carácter hace de la globalización un proceso promotor de inequidades e injusticias múltiples. La globalización, tal y como está configurada actualmente, no es capaz de interpretar y reaccionar en función de valores objetivos que se encuentran más allá del mercado y que constituyen lo más importante de la vida humana: la verdad, la justicia, el amor, y muy especialmente, la dignidad y los derechos de todos, aún de aquellos que viven al margen del propio mercado”.

Este pensamiento pone en cuestión también lo que sostienen sectores del peronismo y que buscan amparo en el Papa. Les ocurrió a los participantes del encuentro organizado la semana anterior en el Vaticano por el Dicasterio para el Desarrollo Humano Integral, sobre “De la Populorum Progressio a la Laudato si’. El trabajo y el movimiento de los trabajadores en el centro del desarrollo humano integral, sostenible y solidario. ¿Por qué el mundo del trabajo sigue siendo la clave del desarrollo en el mundo global?”. Cerca de 30 dirigentes sindicales argentinos que adhieren en las formas a la agenda vaticana, fueron desairados por el Papa, que no sólo no los recibió, sino que además les mandó una carta donde habla de la “lacra” de dirigentes que traicionan a los trabajadores, y de corrupción[2]. Esa comitiva la organizó desde Buenos Aires el sacerdote Carlos Accaputo, titular de la Pastoral Social de Buenos Aires. Accaputo asistió a la presentación del libro de Carriquiri en la universidad romana.

Con este panorama ¿a qué viajarían Stanley y Mestre a Bogotá? ¿A convertirse en blanco de los participantes de esta conferencia?  Mejor quedarse por acá.

 [1] El texto completo de la presentación del cardenal Pietro Parolín está en: http://www.americalatina.va/content/americalatina/es/articulos/comprender-mejor-america-latina-a-la-luz-del-bicentenario.html

[2] Los preferidos del Papa y definiciones peronistas en el Congreso nacional –  http://clar.in/2AdNLaR

Aquí el programa provisorio del encuentro de Bogotá: EscaneoEscaneo0001Escaneo0002Escaneo0003

A %d blogueros les gusta esto: