SCIOLI EN CARRERA PARA PRESIDIR EL PJ (LOS IMPRESCINDIBLES DEL LUNES I)

SCIOLI EN CARRERA PARA PRESIDIR EL PJ • CAPITANICH TAMBIÉN SE ANOTA, PERO ESPERA CUMBRE K EN AVELLANEDA • ALERTA EN LOS ABROJOS POR CONDICIONES DE PICHETTO PARA EL CERROJO • GIOJA REINAUGURA PEÑA CAFIERO MOSTRAR PLAN PARA EL PJ • JULIAN JUNTA TRIBUS EN LOS MUNICIPIOS • MULTIPARTIDARIA PARA FESTEJAR A DIPUTADO MONOBLOQUISTA • DE NUEVO LA PELEA ENTRE PARLASURES, HOY EN MONTEVIDEO • PAZ A DESTIEMPO ENTRE TOMADA Y CASELLA

SCIOLI EN CARRERA PARA PRESIDIR EL PJ

Los teléfonos estallaron en la medianoche y dispararon un nuevo escenario para el peronismo que viene: la instalación de Daniel Scioli como candidato en lista única para presidir el PJ desde mayo próximo, cuando se hagan las elecciones partidarias. En la noche del sábado habló el ex gobernador con las dos puntas del ovillo, Julián Domínguez – ex jefe de los diputados y coronel del peronismo que quiere ser racional – y Jorge Capitanich – intendente de Resistencia – y comandante en jefe del peronismo que sigue mirando al sur y propone una oposición sin pausa al gobierno Macri. Los dos le preguntaron a Scioli si quiere ser presidente del PJ. No dijo que no, y sí que está dispuesto a asumir ese cargo si eso cierra la unidad del partido que no logra aún la candidatura de José Luis Gioja. La chance del sanjuanino parecía firme e indiscutible hace dos semanas, pero las negociaciones entre el oficialismo y la oposición por temas de rango más alto, como el voto para derogar la ley cerrojo y el reparto de los impuestos de ayer, de hoy y de siempre, han resentido las relaciones entre las tribus peronistas. El sector moderado de Miguel Pichetto avanzó dentro del partido con un programa acuerdista con el gobierno, que irritó al cristinismo residual que representa Capitanich y el jefe del bloque de diputados Héctor Recalde. Creen que el peronismo tiene que ejercer una oposición rabiosa y restar el quórum en el Congreso para los proyectos que quiere el macrismo, y que Gioja no los representa, a menos que haya gestos explícitos de contención de todos los sectores. En esa zaranda apareció el nombre de Scioli quien, en palabras de Capitanich, tiene el apoyo del distrito más grande, fue el candidato presidencial y tiene un claro discurso opositor. Eso lo convierte en un mejor candidato frente a la chance de Gioja.

CAPITANICH TAMBIÉN SE ANOTA PERO ESPERA CUMBRE K EN AVELLANEDA

Este arbitraje se aclarará el próximo sábado 19 cuando se haga la juntada del peronismo cristinista en la universidad de Avellaneda. Citan Capitanich y Recalde y están tratando de llevar la mayor cantidad de dirigentes de todo el país. No creen que vaya ningún gobernador, salvo Alicia Kirchner; cuentan con la adhesión previa de cerca de 35 intendentes bonaerenses, centenares de alcaldes de todo el país, legisladores de los bloques del Congreso – creen que la mayoría del Frente para la Victoria -, jefes partidarios, etc. La cita es, me decía ayer Capitanich, “para armar un espacio y, en todo caso, hablar de una lista para el PJ”. Hasta ahora estos pergeños suponían que el chaqueño podía ir a la cabeza de esa lista, pero desde el sábado a la noche el nombre de Scioli tomó vuelo. Con esto ya son tres los pretendientes a la conducción del PJ; o cuatro, si se suma al trío Scioli- Gioja-Capitanich el nombre del senador Pichetto, que aspira a ser el interlocutor en ventanilla única del gobierno. Si son cuatro eso tiene un nombre: acuerdo. Es lo más probable que ocurra, porque nadie quiere gastarse 20 ó 30 millones en una elección florida, es decir casi decorativa.

Estas rondas de debate no encierran una feria de vanidades sino uno de los problemas centrales de la crisis política argentina, la desorganización del peronismo. Este partido nació del gobierno, con plata del gobierno y fundado por un militar. Cuando pierde el poder entra en un proceso de dispersión que afecta al resto del espectro político. En los años ’80 el reorganizador del peronismo se llamó Antonio Troccoli, en cuyo estudio se armó la renovación del peronismo, de ahí salió la intervención del PJ de Buenos Aires que gerenció Julio Mera Figueroa. Hubo empadronamiento y otras manualidades y de ahí surgió el proceso que llevó a Antonio Cafiero al gobierno en 1987 y a Carlos Menem a la presidencia en 1989. Por eso algunos, incluso en el peronismo, creen que lo mejor para superar esta dispersión es una intervención judicial. El daño está en que la oposición perdería el instrumento partidario, pero a los grupos más extremistas les parece mejor que la implantación de una lista única que margine al resto. Temen algunos que cualquier intervención judicial sería después de una consulta con el gobierno, con lo cual sería Macri quien terminaría diciendo quién es el interventor. Por eso, los peronistas que creen que la intervención es una fatalidad necesaria e inevitable, han puesto en circulación una lista de notables a quienes consultar sobre el posible interventor; la integran Miguel Pichetto, Eduardo Duhalde y José Manuel de la Sota. Nadie lo admitirá, pero hay conversaciones en tribunales y en el Congreso sobre estos escenarios.

ALERTA EN LOS ABROJOS POR CONDICIONES DE PICHETTO PARA EL CERROJO

Pichetto y Sergio Massa, cada cual, a su manera, reclaman todos los días el rol de interlocutores en nombre del peronismo frente al gobierno. A Pichetto los cristinistas lo tachan de acuerdista y blando; a Massa, de haber inventado el “opo-oficialismo”, un raro producto. Está suelto José Manuel de la Sota, y Juan Manuel Urtubey avanza desde atrás con un dibujo partidario que ya produjo un cisma del bloque peronista de diputados, que coordina Diego Bossio. Para eso cerró filas este fin de semana con su principal contradictor en su provincia, Salta, que es Juan Carlos Romero. El senador salió de la reunión diciendo que en 2019 apoyará la candidatura presidencial de Urtubey. Quiere decir que él buscará la gobernación, o su reelección como senador, porque ese distrito renueva esa categoría en esa fecha. Esto le conviene al macrismo, que se hace un plato, pero lo pone en situaciones de negociación cara. Ocurrió este fin de semana, cuando Pichetto dio una declaración pública anunciando una revisión de su promesa de quórum a la ley cerrojo en el Senado, por un fallo de la Cámara de Apelaciones de Nueva York, que suspende el freno del juez Griesa a los embargos pedidos por los acreedores. El fallo de la cámara lo conocían todos desde el jueves, pero Pichetto montó el número pidiendo revisión de compromisos. Eso movió al gobierno a llamar de urgencia a sus negociadores para pedirles aclaración. Le dijeron a Macri, que permaneció ayer en Los Abrojos, que ese fallo de cámara es inocuo, y que un artículo 5° del proyecto de ley dice expresamente que no hay acuerdo sin solución de las trabas legales. Igual el presidente instruyó ayer a los abogados del ministerio de Economía a que vayan hoy lunes, a las 11, a la cámara de Diputados a explicarle a los bloques que es todo humo. Los diputados del oficialismo y de la oposición recibieron la invitación anoche y algunos prometieron ir a lo que será una reunión informal de las comisiones para recibir aclaraciones. Hay mucho terrorismo informativo, cree el gobierno, y hay que agotar las explicaciones. Si se amansa todo en la mañana de hoy, esta tarde habrá reunión de labor parlamentaria para acordar la agenda de la sesión de mañana en diputados. Pichetto pidió de manera informal que esa sesión se postergue para el jueves, una manera de aprovechar este incidente para acumular fuerza como proto jefe del peronismo.

Salta

Paz salteña, después de años de inquinas: Juan Carlos Romero dijo que apoyará a Juan Manuel Urtubey para la presidencia en 2019. Se reserva la gobernación o nueva senaduría

El rionegrino está enojado porque no terminan de reconocerle el papel de representante del “peronismo racional”, pero en el gobierno se preguntan, y le preguntan, a cuántos gobernadores representa. Tienen registrado que en la previa de la reunión del jueves de los gobernadores del PJ, hubo dos grupos separados que sesionaron en distintas sedes. Al grupo más acuerdista lo convocó Juan Manuel Urtubey y estuvieron en la casa de Salta; los más rabiosos estuvieron en el hotel Emperador y allí fue Alicia Kirchner con Máximo. En las dos estuvo Pichetto, pero no logró que los dos bandos se sindicasen en su persona. Por eso su intención de diferenciación, pese a que es el mejor amigo del gobierno, en un torneo que libra con su competidor, el opo-oficialista Massa.

GIOJA REINAUGURA PEÑA CAFIERO MOSTRAR PLAN PARA EL PJ

Para el minué de los reagrupamientos, nada mejor que acercarse al restó Molière, de la calle Balcarce y Chile, corazón de San Telmo, para la reapertura de la peña “de gendarmería”– por el lugar en que sesionó durante algunos años el comedor de los centinelas de la patria en la calle Paraguay – y que llamaremos desde ahora la peña Cafiero. La creó y la animó el llorado Antonio Cafiero, la gestionan ex cafieristas de paladar negro – una tribu política que recorre al peronismo en sentido transversal – y habló en esta rentreé un ex compañero en el Senado del fundador, José Luis Gioja. Este sanjuanino, hoy diputado después de tres mandatos como gobernador – es el abanderado de una lista única para presidir el PJ, y lo buscan para escucharlo de todas las veredas. Siempre tuvo pésimas relaciones con Cristina de Kirchner, pero las mejores con Néstor, quien le confió la sigla Gestar, la única agrupación interna validada por el ex presidente, en donde prosperaron Diego Bossio y Mauricio Mazzón, y que recibe los fondos del Estado para el sostenimiento de la actividad partidaria y la formación de cuadros. Es además un portador sano de peronismo ortodoxo y eso le da gran predicamento en la liga de gobernadores que es, como se sabe, la columna vertebral del PJ. Gioja, como otros dirigentes, intenta mantener la unidad del partido ante el envión del gobierno macrista de dividir al peronismo en cinco pedazos, algo que está haciendo pulcramente. Para que eso no prospere, en beneficio de la casa de gobierno, algunos pejotistas creen que deben darse una conducción de consenso sindicada en un hombre como Gioja que no es proto candidato presidencial (por ahora) o si fuera oportuna, en un Scioli, que sí es candidato a todo. Con eso buscan ahuyentar el fantasma de la intervención judicial, amenaza que pende sobre ese sello después de que un sector, encabezado por Eduardo Duhalde, le cuestionó los papeles. A estos sueños dedicó Gioja su discurso como key speaker de la peña.

image2

Otra mirada de la peña Cafiero

Para esta rentreé la peña recompuso la cabecera con gente de cafierismo inconfundible, como Ginés González García (fue ministro de su gobernación), Guillermo Piuma (asesor en los últimos años de su vida), Alicia Pierini y Eduardo Valdés. No estuvo Moisés Iconikoff, a quien todos esperaban y se disculpó por un entrevero de mails, pero sí veteranos de esta peña, como Duilio Brunello, Chicho Basile, Miguel Gallardo, Jorge Villaverde, Rafael Delpech, Jorge Herrera Vega, Ana Cafiero y nuevos en esa plaza y que buscan reparo en – diría Antonio en sus libros – el peronismo viene, el parlasur Daniel Filmus, Julio Alak, el intendente de San Rafael, Mendoza, Emir Félix, y, entre otros, el ex asesor presidencial Rafael Follonier, quien hubiera hecho buen papel con Antonio cuando el senador fogoneaba la Copal, aquella liga tercerista de partidos “nacionales y populares”  (¿cuál no lo es, si lo exige la corrección política?). Para el próximo jueves tienen previsto escuchar a Carlos Corach.

JULIÁN JUNTA TRIBUS EN LOS MUNICIPIOS DE BUENOS AIRES

En estos movimientos de reagrupación está más activo que nunca Julián Domínguez, que no deja de acumular millas visitando municipios. “En el peronismo bonaerense, lo que decide todo en política es la situación en los municipios”, me decía ayer como explicación de sus viajes interminables. Logra con eso situaciones raras, como que el fogonero del bloque disiente del peronismo en Diputados, el sindicalista Oscar Romero, se sentase el sábado con otros dirigentes de la Cuarta Sección Electoral a comerse un asado en una parrilla del partido de Pinto,  donde hicieron ejercicios de reflexión sobre la normalización del partido, pero también sobre el modo de relación que tendrán con el gobierno de María Eugenia Vidal. Domínguez insiste en el modelo de oposición moderada y que asegure gobernabilidad. En el tema acreedores, cree que hay que salir del problema, que quizás esta solución que propone el gobierno no es la mejor, pero que el peronismo tiene que discutirlo en el Congreso y para eso tiene que dar quórum en la sesión. En ese asado, que ocurrió el sábado, hubo dirigentes de todos los sectores, representados por los intendentes Alexis Guerrera (Pinto); Germán Lagos (Alberti); Alberto Connochiari (Leandro Alem) y Jorge Cortes (Hipólito Yrigoyen); y los legisladores provinciales Patricio García, Mauricio Barrientos, Darío Golía (ex Intendente de Chacabuco), Aníbal Pitelli (ex Intendente de Chivilcoy y hombre de Florencio Randazzo), Aldo San Pedro (ex Intendente de Bragado y titular del Partido para la Victoria), María Celia Giannini (ex Intendenta de Carlos Tejedor), Horacio Delgado (ex Intendente de Nueve de Julio), Héctor Trucco (ex Intendente de Rivadavia);  concejales de Trenque Lauquen, General Arenales, General Villegas, Lincoln y General Viamonte.  En esa mesa festejaron que el PJ mostrará desde mañana, cuando vence el plazo de presentación ante la justicia federal, 200 mil afiliados más, de los cuales la mitad son de Buenos Aires. Para los peronistas es auspicioso que un partido que perdió las elecciones más importantes y que tiene un cataclismo interno, haya podido sumar tamaña cantidad de nuevo afiliados.

Julian

MULTIPARTIDARIA PARA FESTEJAR A DIPUTADO MONOBLOQUISTA

La sociedad política también ensayó formas de entendimiento bajo el cielo protector de los cumpleaños, el más notable el del diputado monobloquista Julio Raffo, que juró el cargo en reemplazo de Martín Lousteau, pero que asumirá mañana, si hay sesión, o el jueves, si hay sesión. Este peronista puro viene de ser miembro del ente de vigilancia de los servicios públicos de la CABA, adonde fue en representación de lo que fue UNEN, cuya lista de diputados integró en 2013. Raffo es un hombre del derecho, del cine, de la política y también de la literatura, en el género de la poesía satírica y repentista. Administra un centro cultural en Palermo en memoria de Rodolfo Walsh, que presta servicios comunitarios y que ofrecerá este año una novedad: debates políticos con dirigentes de todos los partidos. Es curiosa la personalidad de Raffo en la política, y muy importante lo que aporta; es un hombre de convicciones que no se corre de sus posiciones pero que tiene el respeto de todos. Lo demostró anoche en la empanadeada con pata asada que hizo en el Walsh, adonde brindaron por él hombres de la izquierda como Beinusz Szmukler y peronistas históricos como Eduardo Sguiglia, pasando por el carriosista Fernando Sánchez, los legisladores Maxi Ferraro y Javier Gentilini (hoy en el massismo), los kirchneristas Luis Lázaro, Pablo Rovito, el nuevo presidente del GEN porteño Jorge Abrevaya, Marcelo Langeri, Diego Luna, Miguel Saguier, el fiscal Eduardo Méndez, y otros.

IMG_6442

Anoche en Palermo, frente amplio para brindar por el diputado monobloquista Julio Raffo: Luis Lazzaro, Beinusz Szmukler, Anahí Cordeno, Raffo, Fernando Sánchez, Eduardo Sguiglia

DE NUEVO LA PELEA ENTRE PARLASURES, HOY EN MONTEVIDEO

Si alguien quería ubicar a otros personajes no los iba a encontrar en estas costas, sino en las de enfrente, porque buena parte de la actividad se trasladó en el fin de semana al Uruguay. En Montevideo sesionaron, separados, los diputados criollos al Parlasur para armar las bancadas regionales. Hasta la medianoche, el grupo de Cambiemos, conducido por Fabián Rodríguez Simón y Mariana Zuvic, estuvieron en la sede del Partido Nacional con los integrantes del bloque No Populista que se lanzará en la sesión de hoy. Lo integran Cambiemos y partidos moderados de Uruguay, Paraguay, Brasil y Venezuela hasta el número de 71 diputados, una mayoría justa sobre los 139 que integran el Parlamento. Ese grupo está sujeto a ajustes y puede variar en cantidad de parlasures, porque radicales como María Luisa Storani y Lilia Puig de Stubrin ponen reparos a esa formación. De juntarse por 71 ideales – eso se sabrá dentro de un mes, en la sesión siguiente – se impondrán por sobre el llamado bloque de la Bancada Progresista que integran diputados del Frente Para la Victoria de Argentina, Partido de los Trabajadores de Brasil, Frente Amplio de Uruguay, Frente Guasú de Paraguay y el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV). Este grupo también estuvo reunido hasta la medianoche en la sede montevideana del Frente Amplio. Allí estuvieron Jorge Taiana, Eduardo Valdés y otros parlasures del peronismo, que resistirán hoy la impugnación de Cambiemos a la presidencia de Taiana, que no tiene muchas posibilidades de prosperar. Hoy cerrarán esta puja extraterritorial todos en la cena que les ofrecerá el embajador Guillermo Montenegro.

Pepin

Primicias del bloque No Populista del Parlasur que integrarán Cambiemos y partidos moderados de toda la región. El más alto de todos, en la foto, el armador Fabián Rodríguez Simón

La actividad argentina también se expandió durante el fin de semana a las playas del Este; en José Ignacio estalló el parador La Huella en la noche del sábado con políticos y empresarios que venían de la fiesta de inauguración de la bodega de Alejandro Bulgheroni en la localidad de Garzón, que había ocurrido a mediodía. Por la noche buscaron reparo en La Huella, en cuyas mesas se repartieron el ministro Emilio Monzó y empresarios como José Manuel Ortega (bodeguero español establecido en Mendoza que partía de allí a Alemania), Roger Saldívar, Daniel Vila, José Luis Manzano, Cristiano Ratazzi, Martín Cabrales y otros. En la fiesta de Garzón, adonde fueron los ex presidentes José Mujica, Horacio Sanguinetti y Luis Lacalle, hubo cerca de cien hombres de negocios invitado por Bulgheroni para mostrar un emprendimiento poco usual para la región por la originalidad y el tamaño de la inversión. Debió ir Macri, pero como Tabaré Vázquez resignó su presencia, el Presidente argentino tampoco fue. “No voy a eventos”, había dicho el uruguayo. Se pasearon por los salones minimalistas de la arquitecta mendocina Eliana Bórmida, entre otros, Adelmo Gabbi, los hermanos Neuss (Jorge y Germán), Lili Sielicky, Bruno Quintana, Juan Carlos López Mena, Luis Pagani, Charlie Blaquier y el ministro Montenegro.

Pepe

Pepe Mugica en los viñedos de Garzón, junto a Juan Carlos López Mena, chez Bulgheroni

PAZ A DESTIEMPO ENTRE TOMADA Y CASELLA

No todo son cardos ni espinas en la política y hasta puede haber una rosa…roja, como la que pareció enlazar la última Peña del Instituto Yrigoyeneano bastoneado por Diego Barovero, que convocó a presentar un singular libro del socialista histórico Víctor García Costa -quizá el último sobreviviente de experiencias como La Hora del Pueblo y la Multipartidaria- sobre Eduardo Pittaluga, médico radical que entre fines del siglo XIX y comienzos del XX presentaba proyectos de inspiración socialista (como la jornada laboral de 8 horas antes que Alfredo Palacios) en el siempre mal conceptuado concejo Deliberante porteño, que le ganaron la expulsión por parte de sus pares, y además la exoneración del hospital público en que trabajaba. La nota fue dada por el panel formado por dos exministros de trabajo, del periodo democrático radical uno, peronista el otro: Juan Manuel Casella y Carlos Tomada. La atracción sirvió para que desbordara la sala del recoleto instituto de un público variopinto y significativo donde se intercalaron radicales, socialistas, peronistas, desarrollistas y hasta comunistas, además de escritores, periodistas y artistas plásticos entre los que se vio a Fernando Finvarb, Omar Gasparini, Horacio Spinetto, Armando Vidal, Jose Miguel Amiune, Miguel Mieres, Alberto Nadra, Juan Carlos Crivaro, Norberto Vilar, Graciela Petcoff, Beneck Jablonka, Carlos Francavilla, Ana María Cabrera, Fernando Del Corro, Nucho Martínez Eraso, Lelia Reta, Eduardo Martine, Ángel Prignano, Ricardo Lopa, Eduardo Leonetti, Roberto Brigullio, Adriana Malek, María Elena Lopardo y otros. En un clima de beatitud casi inédita hubo elogios y galanterías entre los representantes de las diferentes tribus, y hasta el reconocimiento de Tomada hacia Casella a cuyo paso por la cartera laboral calificó de “histórico” recordando que fue convocado a cumplir funciones allí por Adrián Larralde (hijo de Crisólogo), y que llegó a Director Nacional de Relaciones Laborales durante la presidencia Alfonsín, de lo que dijo sentirse orgulloso.

En la foto de cabecera: Alicia Pierini, Ginés González García, José Luis Gioja, Guillermo Piuma y Eduardo Valdés, en la reapertura de la peña Cafiero