Ticker de noticias

CORTE: CARRIÓ 1-LORENZETTI 0 (LOS IMPRESCINDIBLES DEL LUNES, 2a EDICIÓN)

CARRIÓ 1 LORENZETTI 0 • LOGRÓ PONER UN HOMBRE EN LA CORTE • VOTO EN EL SENADO TAMBIÉN SEPULTÓ ÓRDENES DE CRISTINA AL PERONISMO • TAMBIÉN GANÓ LA LÍNEA PEPIN CERCA DEL PRESIDENTE • FUE LA JUGADA DE FUERZA INICIAL DE MACRI • PERONISMO CUMPLIÓ LOS PACTOS • RADICALES AUSENTES OTRAS VEZ DE LA MESA CHICA DE CAMBIEMOS • TAMPOCO LOS INVITÓ MICHETTI AL CONGRESO DE OBISPOS EN TUCUMÁN • PRAT GAY AGRIDULCE EN INFORME AL GABINETE SOBRE LA ECONOMÍA • ESTA SEMANA ARRASTRAN AL PERONISMO A VOTAR ARREPENTIDO Y EXTINCIÓN DE DOMINIO • KIRCHNERISTAS A LOS BOTES POR EFECTO LÓPEZ • ESCONDER TESOROS EN CONVENTOS NO ES NUEVO • ANOCHE LA TV MOSTRÓ IMÁGENES DE UNA BÓVEDA DEBAJO DE UN ALTAR • EL MANCO PAZ CONTÓ HISTORIAS DE CONVENTOS CON TESOROS EN LAS GUERRAS DE INDEPENDNCIA • HISTORIAS CRUZADAS: MONETA, DI MONTE, AGUER, LÓPEZ, DE VIDO, BERGOGLIO, MASSA, ETC. • PUEDE HABER MÁS PARLASURES EN ESTA TRAMA CORRUPTA DE LA POLÍTICA

  • El follaje no deja ver el paisaje, en donde ocurren cosas más apasionantes que las trapacerías de revoleo de bolsas de plata que distraen – es comprensible – al público y también a los opinadores – menos comprensible, porque eran historias que se repetían, pero faltaba el video. Con video es otra cosa, se tranquilizan ahora. Esa trama pirotécnica que disfrutan todos, porque es oportunidad para cambiar de trocha, ocultó lo más importante: que el gobierno cerró en el Congreso la movida más audaz que es la designación de dos nuevos jueces en la Suprema Corte. Fue el primer ademán de fuerza de Mauricio Macri para mostrarle los dientes al peronismo que domina en las dos cámaras. El presidente se animó a echar mano de la designación en comisión de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, expediente raro pero que estuvo a punto de usar Cristina de Kirchner para nombrar a Roberto Carlés – a pedido del papa Francisco – por consejo del constitucionalista comunista Eduardo Barcesat. “Es demasiado”, le diría la ex presidente a Barcesat. Macri se animó a hacer lo que Cristina no quiso. Esa imprudencia le hizo ganar respeto en el peronismo, que terminó negociando con Macri el acuerdo que se logró el miércoles pasado a cambio de un paquete de condiciones en favor de las provincias, que se sindicó en Miguel Pichetto. Algunos dudaban de que lo del Senado saliese -nadie en serio lo creía-, porque el gobierno cumplió ese acuerdo, que contenía además el paquete anti cerrojo, del cual se beneficiaron los gobernadores.
  • El gobierno esperará a que termine la feria judicial el 29 de julio para que juren los dos nuevos magistrados, con lo cual quedarán cubiertas las dos vacantes disponibles. Desde la Corte ponen en duda esa fecha de jura, con el argumento de que es el tribunal quien pone esas fechas, lo cual confirma que también ya hay forcejeos por ese acto. Una corte propia nunca le soluciona mucho a un gobierno, pero aparentar que la domina es un must de los políticos; da prestigio en ese gremio, en el que son abundantes los abogados. Este nuevo diseño es importante por dos razones. En lo político, es una demostración del desacato del peronismo respecto de Cristina de Kirchner, que reapareció en Buenos Aires para tratar de convencer a los senadores del peronismo que la peor medida de Macri era la designación de nuevos jueces. Esas designaciones, argumento en su momento Cristina, persiguen la modificación de la jurisprudencia que sostiene el modelo kirchnerista. A nadie le quedó claro a qué se refería cuando hablaba de modelo, porque las medidas del ciclo Kirchner no tuvieron sostén jurisprudencial; más aún, los fallos sobre jubilaciones, medios o reforma judicial fueron en contra de esas administraciones. Este voto del Senado demostró que son más fuertes los acuerdos entre Macri y el peronismo – fondos por gobernabilidad/gobernabilidad por fondos -que los que podía tener la ex presidente con sus legisladores. Esto fue más fuerte, aunque cueste probarlo, que el efecto López sobre el Senado. Los peronistas votaron por lo que habían acordado antes, pero seguramente más contentos porque despegan así del kirchnerismo residual.
  • El segundo punto importante en estas designaciones es que uno de los jueces, Rosatti, llega a la Corte por sugerencia de Elisa Carrió, que tiene abierta una pelea pública con el presidente del tribunal Ricardo Lorenzetti, a quien ha acusado de lo peor. En la minuta original de los asesores de Macri sobre justicia – i.e. Fabián Rodríguez Simón a quien va escuchar cada vez más después de este voto del Senado – estaba nombrar a un radical y a un peronista. El radical venía medio cantado, porque Rosenkrantz es una leyenda, aun siendo joven, de los abogados alfonsinistas de la línea Nino, en este caso reforzado por su formación académica en Yale. Nadie de los socios radicales se iba a oponer a su propuesta, pese a que Macri lo propuso sin conocerlo (a fondo), como a Rosatti. En el caso del peronista le preguntaron a Carrió quién era el mejor peronista. Y nombró, no sé si el único, a Rosatti, que venía de ser ministro de Justicia de Kirchner, Procurador del Tesoro, intendente de Santa Fe y convencional constituyente en Santa Fe. Rosatti, el peronista bueno, había sido designado procurador a propuesta de Cristina cuando era senadora, y lo justificó en que lo había conocido en la constituyente de Santa Fe, adonde el santafesino era el vicepresidente del bloque PJ, debajo de Augusto Alasino, en nombre de Carlos Reutemann. Santafesino como Lorenzetti – que llegó a la Corte a través de su amigo, el ex senador santacruceño Nicolás Fernández – Rosatti tiene raíces futboleras en Boca Juniors, al que dedicó un libro (“Cien años de multitud: Historia de Boca Juniors”, en 4 volúmenes) que lo acercó a Daniel Angelici, hoy contradictor de Carrió, y puede ser el próximo presidente del tribunal. No tiene ánimo peleador como para enfrentar a Lorenzetti, pero significa lo contrario a él. Es fruto del plan Macri “yo te nombro tu candidato” y no ignora lo que fue para los hombres de Cambiemos el fallo sobre la coparticipación, que se conoció una vez que Macri había sido presidente: un gesto de poder de la Corte. Tampoco lo que fue el fallo en la ley de medios, que avaló el plan Kirchner, y que contrarrestó Macri con una medida en la ciudad de Buenos Aires, inspirada también por Rodríguez Simón, para proteger la libertad de expresión. Ese fallo de la Corte se conoció el 28 de octubre de 2013, 48 horas después de las elecciones legislativas en las que fue derrotado el peronismo. El macrismo está convencido hasta el día de hoy que el tribunal fue presionado por la Casa de Gobierno para apurar su publicidad y tapar así la noticia del triunfo opositor.
  • Ésta es una victoria secreta de Carrió sobre Lorenzetti que dará que hablar en el mediano plazo. La diputada, que tiene noción de los tiempos políticos, se ausentó de la sesión del miércoles en la que debía votarle un blanqueo que no le gustaba, pero admitía por disciplina oficialista y comenzó una pausa que según algunos dudará hasta finales de julio, cuando haya asumido la nueva Corte. Quienes hablan con ella dice que se declaró agotada por el trabajo en la primera mitad del año, que necesita recuperarse y que, para eso, nada mejor que una ausencia de un mes y medio. Habrá que ver si eso se cumple, pero es el motivo por que cual tampoco estuvo en el Congreso Eucarístico, al que envió una adhesión por escrito para sumarse al documento multipartidario. Nunca hubiera admitido una foto con Gioja y Massa, como tampoco Gabriela Michetti, su contradictora en el oficialismo. ´
  • Se agrega un dato odioso: no hubo radicales de la primera línea en los actos del Congreso Eucarístico. Salvo el local Jose Cano, firmante del compromiso cívico entre los partidos. Le pregunté anoche a los caciques máximos del partido por esas ausencias. “Nadie nos invitó”, me dijo uno. ¿Por? “Cosa de Michetti”, replicó sin ira. Eso alimenta la percepción de que algo se ha trizado en la alianza oficial, entre el Pro y los radicales. Conté aquí en “Los imprescindibles del lunes” de la semana anterior que Ángel Rozas y Mario Negri no habían asistido el martes 7 a la reunión de la mesa chica de coordinación de Cambiemos. Los había representado José Corral, quien transmitió el malestar del partido por la falta de participación que el gobierno hacia la UCR en el armado de la estrategia política, es decir electoral hacia 2017. Esa ausencia se repitió la semana pasada, aunque los dos jefes de bloque estuvieron en la mañana del martes en la reunión de gabinete que interrumpió María Eugenia Vidal con el aviso de la aparición de López y sus bolsones.

Tuc3Tuc

Manitas y acuerdos en Tucumán entre funcionarios del gobierno y opositores de diversa graduación. Ausentes, los radicales, salvo el local José Cano. Sigue trizada hacia adentro la relación Pro-UCR. Esta semana pueden llegar a volver éstos a la mesa de los martes de coordinación. 
  • Esa reunión también cayó bajo la distracción del escándalo y no trascendió qué se discutió allí. Ante el pleno de ministros y jefes legislativos del oficialismo, Alfonso de Prat Gay rindió un informe de situación sobre la marcha de la economía con sabor agridulce, en los mismos términos en que el ministro se había confesado en el viaje a España de una semana anterior: segundo semestre bueno por la desaceleración de la inflación, que promete imparable hacia abajo, pero regular en cuanto a reactivación de la economía. Ponderó el efecto en costos de los aumentos de tarifas y la necesidad de adelantar la regularización de las obras públicas, retomando proyectos paralizados y agregando nuevos. Macri se agarró de eso para presionar a los ministros para que suelten obras en donde puedan, lo antes posibles. Al final de esa cita el presidente les contó la novela del increíble López. Rozas y Negri se encerraron un rato con Rogelio Frigerio y Marcos Peña para los últimos hilvanes al proyecto de blanqueo; les dio una mano Emilio Monzó, convencido de que el poder Ejecutivo debe dejar de comportarse como si tuviera mayoría en el Congreso, cuando es minoría. De esa reunión salió la idea de apurar esta semana el dictamen de la ley del arrepentido y de la extinción de dominio (es la confiscación de los bienes mal habidos), para aprovechar el efecto López y empujar al peronismo a que acepte una sesión especial este jueves para darle el voto en Diputados.
  • La saga-fuga de José López seguirá dando leche a la política, que se fascina cuando estos acontecimientos que en teatro se llaman “Deus ex machina” (intervenciones mágicas que cambian el curso de la historia), resetean todas las conductas. En el peronismo resetting significa traición, y el caso López es la oportunidad soñada para que todos quienes esperaban para abandonar el kirchnerismo, lo hagan ahora como si estuvieran obligados por una razón “Deus ex machina”. El indicador en la política criolla del cambio traidor es Pacho O’Donnell, que encabeza el club de los migrantes que han pasado por todos los gobiernos sintiendo un llamado irrefrenable por el verticalismo de quien gobierna. El autor de “La seducción de la hija del portero” gritó hace algunas horas “a los botes” y validó piruetas que otros tránsfugas sin tanto karma habían ensayado apenas se vieron los videos del López con casco, un emblema que terminará alguna vez en un billete, una estampilla, o como designación de un conjunto de rock o cumbia.
  • En este salto a los botes, como ocurrió en el Titanic, hay tantos náufragos que los botes no alcanzan. Caen al agua o permanecen en cubierta, danzando, a la espera de otro milagro. Pero el reseteo despierta también la memoria. Por ejemplo, la de quienes cuentan ahora que López tenía una pequeña oficina en Olivos junto a la sala de reuniones de gabinete, cuando la habitaba Néstor Kirchner. Ahí atendía a intendentes que peregrinaban en buscan de alguna ayuda. Eso alimenta la leyenda de que reportaba directamente a la cúpula sin pasar por su jefe formal, Julio de Vido. Esa relación con el santacruceño le daba a este orate – sólo un orate revolea bolsos de dólares por el aire en las madrugadas del conurbano – la calificación de “tipo raro”. Y… José era muy especial, dicen ahora sin precisar más que lo que hace Cristina de Kirchner cuando, tras escucharlo en un acto se ríe y dice “Venimos recargados… venimos recargados”. Seguramente el juez le preguntará “¿Recargado de qué?”. Esa madrugada estaba recargado de verdes.
  • La saga-fuga también despierta historias contradictorias, como la de las relaciones entre López y las monjas de la santa custodia. Anoche Canal 2 mostró las primeras imágenes de algo parecido a una bóveda bajo el altar de la capilla, algo que confirma la presunción que adelantamos aquí la semana pasada: que en la casa del fallecido Rubén Di Monte pudo haber catacumbas con valores escondidos, que entraron en emergencia en abril, cuando el obispo se murió (Ver: LÓPEZ, PARTERO DE LA HISTORIA: LA PUERTA 12 DEL KIRCHNERISMO https://zuletasintecho.com/2016/06/16/lopez-partero-de-la-historia-la-puerta-12-del-kirchnerismo/ vía @wordpressdotcom y LA SOMBRA DEL CONVENTO ¿LA ESTABA PONIENDO O LA ESTABA SACANDO? (UN DIÁLOGO POR RADIO MITRE DE NEUQUÉN) https://zuletasintecho.com/2016/06/15/la-sombra-del-convento-la-estaba-poniendo-o-la-estaba-sacando-un-dialogo-por-radio-mitre-de-neuquen/ vía @wordpressdotcom). Si fuera así, es una recurrencia de una tradición. “En Chuquisaca [hubo] muchos depósitos en los conventos de Monjas y Beaterios, que son bastantes. Una tarde fueron comisionados los jefes de mi regimiento para ir a los conventos de Santa Clara y Santa Mónica a registrarlos para extraer las alhajas y efectos de toda clase que hubiese depositados”, cuenta en sus Memorias Póstumas sobre las guerras de la Independencia el Manco José María Paz. Que también relata cómo los pesquisas se quedaban con parte del botín, algo que extraña ahora en una fuerza como la bonaerense, que debió actuar, según algunos capciosos, en medio de una cuidada operación oficial que vigiló que no quedara tajada para quienes descubrieron a López. Tanto celo ha habido en este punto, que lo primero que dijo el ministro Cristian Ritondo fue que ascenderían a los uniformados que lo detuvieron y rechazaron un soborno del fugitivo.
  • Esa casa, lo contó sorpresivamente Tito Garabal, santo vocero del episcopado más ortodoxo, el que lidera monseñor Héctor Aguer, la refaccionó el empresario Raúl Moneta, que tiene sus campos en esa zona. Di Monte se instaló allí cuando se jubiló como obispo de Luján, siguiendo el modelo vaticano de pasar sus últimos días en una propiedad regia que le pagaría este ex banquero con afición por las imágenes de la Virgen María, que hacía pasear al final de los shows de destreza gaucha que ofrecía en su campo y por todo el país, con la animación del inolvidable Antonio Carrizo. Entre las rarezas de esta trama figura el papel de Moneta en la empresa Old Fund, cuando apareció comprando la empresa Ciccone, que cifró la desgracia de Amado Boudou. Cuando estalló ese escándalo hizo una demanda por casi U$S 50 millones, pero la justicia no le avaló los créditos y desistió, poco antes de que los médicos lo declararan inhábil por razones médicas. Que un todopoderoso gobierno le confiase transas tan importantes a personas como Moneta, Fariña o López habla de algo muy extraño o revela que ese gobierno no era tan todopoderoso, que ni cajeros de confianza tenía.
  • Esa era la extrañeza de Beatriz Rojkés de Alperovich el martes, cuando se supo lo de López. La senadora tucumana agotó los teléfonos buscando a alguien del PJ nacional que le explicase algo, porque ese día tenía convocado al consejo provincial que ella preside. ” – No sabemos nada” , le respondieron desde la sede porteña de Matheu, “López es de ustedes”. El ex secretario de Obras Públicas en realidad no tiene ningún cargo nacional, pero sí en el PJ de Tucumán, que horas más tarde recibiría todo el episcopado para el Congreso Eucarístico. Nadie en el peronismo sabe explicar ahora cómo un hombre tan de los Kirchner terminó apañado por el obispo Di Monte, que estaba en la lista negra del matrimonio. Lo demostró Néstor Kirchner cuando se refugió, en una visita que hizo a la basílica de Luján, junto a unos pocos funcionarios, en la sacristía al ver que Moneta y otro empresario estaba a los codazos para sacarse una foto con él. “¡Sáquenmelos de encima, no quiero tener nada que ver con esos tipos!”. Moneta estaba impregnado por otra saga, porque se le atribuía ser el aportante de la fianza de U$S 1 millón que poco antes había constituido el obispo Aguer para la libertad del banquero Francisco Trusso. Ocurrió a finales de 2003.
  • Cuando asumió Cristina de Kirchner su primer mandato, se produjo el segundo chispazo con Di Monte, cuando el entonces jefe de gabinete Sergio Massa, mandó al empresario Jorge O’Reilly a hablar una noche con Jorge Taiana y el secretario de Culto Guillermo Oliveri (hoy concejal en Baradero) para explicarles que debían nombrarlo embajador en el Vaticano porque él tenía la solución al conflicto con el vicario castrense. Monseñor Antonio Baseotto había librado la pelea con Ginés González García cuando era ministro de Néstor y esa plaza episcopal estaba vacante (sigue así hasta hoy, y ni ha figurado en las charlas entre Jorge Bergoglio y Mauricio Macri). Esa movida la completaron en Casa de Gobierno, pocos días más tarde, el entonces nuncio Adriano Bernardini y el canciller del Vaticano de Joseph Ratzinger, que llegó a Buenos Aires con mandato de presionar por lo mismo, Dominique Mamberti. Grandes pícaros todos: La martingala era enviarlo a O’Reilly – developer inmobiliario de la zona de Tigre – de embajador, y hacerlo saltar para arriba a Bergoglio para sacarlo del obispado de Buenos Aires y archivarlo en un cargo en Roma y poner en su lugar a Oscar Sarlinga, que estaba de obispo de Zárate-Campana, después de ser el segundo de Di Monte en Luján, promotor de su ascenso. Bergoglio venía de ser mencionado por Kirchner como el jefe de la oposición a su gobierno. Esa movida la desbarataron a dos puntas Taiana y Oliveri, que informaron a Bergoglio del plan y también la despertaron a Cristina de Kirchner. “No podemos mandar al Vaticano a un embajador que no nos responda a nosotros, sino a Massa”, fue el argumento. La ex presidente se dijo ignorante de todo eso, y los durmió a todos con la designación de Juan Pablo Cafiero. Pasados los años, Bergoglio fue Papa y lo sacó a Sarlinga de Zárate, que estaba señalado por desmanejos por lo menos administrativos en su diócesis.
  • López, que ha sido condenado ya por sus compañeros, aun antes de que lo procesen, seguirá contaminando a quienes gobernaron con él. José Luis Gioja y Daniel Scioli apuraron la designación del intendente Gustavo Menéndez en la secretaría de Culto del PJ; el ex gobernador de San Juan se fue directamente a Tucumán a hace las paces con todos en el Congreso Eucarístico. Scioli partió de viaje el jueves a la noche hacia el viejo continente y se perdió esas fotos. La pelea queda en manos de los parlasures, que llegaron durante el fin de semana a Montevideo porque hoy hay sesión del congreso regional. Ayer el bloque kirchnerista que conduce Jorge Taiana informó que habían expulsado a López porque se mostró en videos cometiendo un delito (o sabían que estaba en esas perrerías, o se apresuraron ante de que haya por lo menos un procesamiento…). Esa decisión la firmaron todos los parlasures del peronismo, incluyendo Eduardo Valdés, ausente de esas deliberaciones porque anoche partió hacia Armenia junto a un grupo de argentinos que encabeza Eduardo Eurnekián que acompañarán desde el jueves al papa Francisco en la visita a ese país. Los adversarios que se nuclean en el bloque Convergencia Democrática, que junta a Cambiemos, los partidos moderados de Uruguay, los antichavistas de Venezuela y los anti dilmistas de Brasil, van dispuestos a rechazar esa moción. Les van a recordar que antes defendieron a Milagro Sala, que está procesada, mientras que López no, pero lo echan por contaminante. Los delegados de Cambiemos quieren que los kirchneristas paguen el costo político de haberlo llevado en la lista y van a reflotar las impugnaciones a Taiana por haber asumido la presidencia del Parlasur siguiendo, dirán, un plan para apoderarse de ese órgano como guarida de ex funcionarios que necesitan fueros. Pirotecnia vistosa por el efecto López, que puede arrastrar en cualquier momento a otro parlasur del peronismo, que fue vicegobernador y a quien señalan por manejo de fondos de Fútbol para Pocos en un club del conurbano.
Vuelve hoy la guerra entre parlasures del kirchnerismo y de Cambiemos en Montevideo. En fotos de archivo, José López junto a sus colegas parlasures, la massista Fernanda Gil Lozano y el kirchnerista de Corrientes Alejandro Carlem. En la otra imagen, el armador del bloque de Cambiemos Fabián Rodríguez Simón junto a legisladores del grupo Convergencia Democrática, adonde están los antichavistas venezolanos y los antidilmistas de Brasil
  • El fin de semana largo permitió un soft landing en el Uruguay de varios parlasures criollos que adelantaron ayer y hoy reuniones parciales de los bloques. Algunos están ya en Montevideo y Punta del Este. Los más ilusionados se acercaron a José Ignacio, adonde estaba todo cerrado, desde las despensas a La Huella, que en junio cierra todos los años. Se repartieron muchos en locales de comidas de Garzón como el almacén de Francis Mallman; los que consiguieron reserva pudieron entrar en la bodega de los Bulgheroni en Bodega Garzón. En José Ignacio también estaba cerrado hasta Popeye y ahora descubren la cocina de La Juana, en el corazón de La Juanita, adonde también estaba cerrado Las Olada. Claves para los que saben, pero que sorprendieron a novatos en las costas de Este, ahora que son parlasures.
A %d blogueros les gusta esto: