Ticker de noticias

CARRIÓ AHORA LE FACTURA EL PRO

MORTIFICÓ A VIDAL AL CONTAR QUE NO LA QUIERE DE CANDIDATA EN BUENOS AIRES-IGUAL LE JURÓ LEALTAD Y APOYOS-AMENAZA CON DEJAR TODO PARA PELEAR POR DEMANDA-EN 2007 YA LO HIZO-SEÑALÓ A LA CAPITAL COMO DESTINO ELECTORAL-CÓMO LOUSTEAU LO CORRIÓ A SOLÁ DEL DISTRITO-EL PAPA ALUDIÓ A LA ARGENTINA EN EL SERMÓN PASCUAL-EL PELIGRO DE QUE EL GOBIERNO SE CONVIERTA EN FIERA REPRESORA, COMO QUIERE LA OPOSICIÓN

  • Garpa siempre Lilita. Aportó en el almuerzo de Mirtha Legrand dos percepciones. La primera, el facturón que le hizo al Pro, es decir a Mauricio Macri. Dijo que apoya como nadie al gobierno de María Eugenia Vidal, pero admitió que la gobernadora no la quiere como candidata a senadora en Buenos Aires. Se privó de dar los motivos, y sólo apeló a un lugar común: que Jaime Durán Barba no la quiere tampoco de candidata. Nadie se cree eso en serio como razón de una decisión política, que ella dijo que será apoyar en la Capital. Tampoco dejó en claro si será candidata en un distrito más Pro que Buenos Aires. Con Vidal por lo menos hay una alianza con la UCR y otros partidos, tanto que el vicegobernador es el radical Daniel Salvador. En el distrito federal no existe Cambiemos, los radicales no están en el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, ¿ y justo allí Carrió se dispone a ser candidata.
  • Es una bizarra explicación que deja los motivos de fondos para la especulación: ¿acaso Lilita ríe por lo bajo presumiendo un resultado adverso para Cambiemos en Buenos Aires y festeja que no estará en las listas de la derrota? Por eso el aire perdonador con el cual contó del rechazo de Vidal a su nominación, en réplica a inolvidables versos de La López Pereyra (“Me han dicho/Que no me quieres;/Pero eso no es un motivo. https://youtu.be/N4NHATsKUho vía @YouTube).  ¿Acaso ella ya está contando los tantos a favor que acumulará si le blinda al Pro porteño una victoria ante Martín Lousteau en la pelea por los diputados.
  • El segundo aporte fue la amenaza de renunciar a la banca y a la candidatura si prospera una investigación por presunto enriquecimiento ilícito que le les desenterró una cámara. Carrió de hacer esas cosas, como dejar una posición que todos desean y daría la vida por tenerla, para defender algo propio. En 2007 ejercía la banca asumida en 2005 y renunció para enfrentar sin fueros una demanda por calumnias e injurias del empresario Héctor Antonio. Ahora, con más poder, amenaza por dejar todo para defenderse de acusaciones que le brotan, dice, al calor de su pelea con Ricardo Lorenzetti.  Nadie puede creer en serio que Carrió sea rica, y menos por la vía ilícita. Pero ella sabe qué defiende. Los Savonarolas corren el riesgo de que los acusen de los males que denuncian. Por eso Carrió privilegia esta pelea, que además pone en vilo a todo el oficialismo, que le necesita como el agua en las elecciones de la Capital.
  • El despido de Lousteau de la embajada movió también otras aguas en el distrito metropolitano, en donde Cambiemos tiene que hacer una elección que confirme que es el único distrito que administra llave en mano. Precipitó, entre otras cosas, el regreso de su amigo y ex jefe Felipe Solá a la provincia de Buenos Aires. El ex gobernador se probó como candidato porteño colgado de una iniciativa de Sergio Massa que tramitó el ubicuo Juan Manuel Olmos. Pero cuando vio que podría tener que enfrentarse con Lousteau – a quien hizo debutar en su gobernación como ministro y banquero – pidió el ticket de regreso. Este domingo de Resurrección lo encuentra en pleno debate con Massa sobre el lugar que ocupará en las listas bonaerenses.
  • El peronismo de la Capital, que ha descubierto que Alberto Fernández está vivo y que puede brindarles una nueva oportunidad sobre la tierra (irles bien es ser tercera fuerza, desde ya). Sorprende que este ex jefe de gabinete, que es más un funcionario que un político, y que encarnó las primicias del kirchnerismo disidente que después aprovechó mejor Sergio Massa, se haya convertido en la madrina de nuevas quimeras del peronismo. Ha logrado juntar a sectores del peronismo clásico del distrito – el grupo Cabildo en el que están Raúl Garré, Jorge Argüello, Guillermo Oliveri y que estuvo en el primer grupo nestorista del kirchnerismo en 2003 – con otros ligados al cristinismo residual, como Víctor Santa María, Eduardo Valdés (en estas horas también en el Vaticano), Jorge Taiana, Daniel Filmus, detrás de un proyecto electoral que lo tenga a Alberto F, como primer candidato a diputado nacional. Los une un enemigo clásico del peronismo, el entorno de Cristina de Kirchner. Ella les dice “Adelante, armen”, pero después se saca fotos en la cocina de su casa con personajes que este grupo desprecia, como Máximo Kirchner, Juan Cabandié o Gabriela Cerutti. Para ésos no hay nada en este grupo proto-fernandista, que cree puede ser el competidor de Cambiemos y de la liga Lousteau, si esta persiste en listas separadas de Cambiemos.
  • El sermón del papa Francisco en la misa Pascual replicó los informes que en estas horas ha recibido de visitantes de la Argentina, identificados con la oposición al gobierno. Le dicen, convencidos, que el gobierno Macri está siendo dominado paulatinamente por quienes reclaman el endurecimiento ante las protestas opositoras (Por qué el Papa no quiere venir a la Argentina –  http://clar.in/2oeT8j5). En las palabras de Francisco sobre una América Latina “tantas veces marcada por tensiones políticas y sociales, que en algunos casos son sofocadas con la violencia”  hay una alusión clara a esos reproches locales a la gestión del gobierno.
  • Este argumento va a escalar a medida de que avance la campaña electoral y es brete que al gobierno le conviene eludir. Es una trampa dialéctica en la que suelen caer los gobiernos que quieren halagar a los sectores medios que se irritan por el desorden público. La Argentina de los últimos años ha vivido en la calles y es posible que eso siga siendo así en el futuro. La oposición al peronismo que gobernó también se instaló en las calles con cortes de rutas, algaradas caceroleras y otras manifestaciones propias de una era en la cual la muchedumbre es protagonista y el Estado va detrás, y tarde, de sus demandas.
  • El estilo zen y negociar del macrismo se desplegó con éxito en la administración de Mauricio Macri en la ciudad de Buenos Aires, que siguió la línea de la administración nacional de ponerle cintura a protesta y alejarse del formato represor. Más le conviene ahora buscar un método superador de cualquier confrontación. Hay en la actual gestión gerentes de la man dura; en la oposición hay quienes querrían que eso se manifestase con más dureza. Una víctima de esa confrontación será letal para el gobierno, que debe aprender a tramitar las provocaciones. La última es la de los docentes del aula itinerante que se instaló en el Congreso. Ya la aprovechó con oportunidad Daniel Scioli, que pasó por allí a saludar a quienes la hacían la vida imposible cuando era gobernador. Carrió, que ve debajo del agua, dijo ayer que los docentes tienen derecho a ese tipo de protestas. Sabe que es un polvorín que está esperando una chispa para estallar.
    Scioli
A %d blogueros les gusta esto: